Saltear al contenido principal

NOTICIA

11. Lust For Youth / International

Reseña 'International' de Lust For Youth

International / Lust For Youth

International
Lust For Youth
Sacred Bones
89%

Por Roy Rojas

Los sueños oscuros que, objetos del deseo nocturno en un club entre sombras, se desprenden de los primeros álbumes de Lust For Youth, se han transformado en una amalgama de cortes synth y electro pop cuyos padres, anteriormente Joy Division y Cabaret Voltaire, ahora son (nada de comparaciones por favor) New Order, Depeche Mode y Pet Shop Boys. El sonido ha cambiado. El cuerpo se mueve diferente con esta nueva propuesta. La mente construye otros túneles por los cuales viajar en medio de la noche. Adentremonos en ellos para conocer un poco más de esta seductora lujuria por la juventud y su nuevo trabajo, International.

El proyecto musical de Hannes Norrvide surgido en Suecia durante 2009 dio a conocer su primer pulsión en 2011 (Solar Flare), doce temas formados por drones, atmósferas siseantes, baterías escondidas bajo líneas electrónicas de sintetizadores que circundan hasta desarticular nuestro pensamiento de una canción en el sentido clásico de la palabra. Tres años después sólo existe el sueño que surge repentinamente durante el día como recuerdo de algunas ideas en nuestra mente. Lust For Youth ahora es un trío establecido en Dinamarca, con dos trabajos previos a este nuevo material: Growing Seeds (2012) y Perfect View (2013) en los cuales ya colaboraba uno de los otros arquitectos del  nuevo sonido, Loke Rahbek, compañero de presentaciones en Growing Seeds y compositor desde Perfect View; Malthe Fischer, quien desempeña en la guitarra, se integró sorpresivamente a la banda. Un día entró a la tienda y sello discográfico de Rahbek (Posh Isolation) y los invitó a grabar algunos temas en su estudio, según ha dicho en entrevista con Andrew Ryce para Resident Advisor el propio Fischer.

International y sus diez partes que le dan forma surge un año después de Perfect View, la sensación producida tras escucharlo es de asombro; no se parece a sus trabajos anteriores, aquí han desaparecido casi en su totalidad las atmósferas y los drones; si antes los sueños eran confusos y nublados, esta vez son lúcidos, melódicos, con forma y estructura clara: bajo, batería, sintetizadores, guitarras y coros pegajosos.

Un álbum capaz de engullirnos en sus poco más de 35 minutos, en su pop oscuro, en sus ritmos bailables; surgido casi sin proponérselo International guarda el dolor de las relaciones rotas de los integrantes, por segunda ocasión (al menos, la segunda de la que tenemos información) el amor tiene importancia en Lust For Youth, Hannes Norrvide dejó Gotemburgo y se mudó a Copenhague en 2010 porque salía con una chica que mantenía un relación con este país. Así que en el estudio de Fischer, los tres (nuevamente con rupturas amorosas de por medio), acompañados de Ginebra y varios amigos dieron vida a temas fabulosos como “Lungomare”: una voz en italiano (según dijo Fischer a Ryce se trata de Daniella) platica la canción en medio de una nostalgia sonora compuesta de capas de sintetizadores con los instrumentos de cuerda en un vaivén que nos llevan al mismo sitio en términos de sensación, al agotamiento del dolor.

“Running” es quizá el tema que se parece más a sus trabajos anteriores, aunque va más rápido, con un beat marcado y lleno de esas atmósferas siseantes; una mezcla de música “clara” y “abstracta”. Otras piezas como “Basorexia” o la homónima del álbum contienen diálogos escondidos en los sintetizadores que retumban en la piel y la llenan de sensaciones agradables.

Quizá haya quien piense que Lust For Youth no ofrece nada nuevo para esta época, que son otros hijos bastardos del electro pop, pero lo más justo es que pensemos en esta banda y en su último trabajo como la transformación de un sonido, la consecuencia de probar y experimentar exitosamente en tres placas anteriores, la propuesta de tres cabezas que en un contexto particular y con situaciones curiosas se distanciaron del sonido perverso, oscuro y surrealista que traía anteriormente Hannes (lo cual queda marcado en la portada de este álbum que apuesta por lo minimalista).

Ahora en International construyeron pulsiones synth pop bastante estilizadas que podemos escuchar una y otra vez en loop porque la experiencia es satisfactoria, porque nos lleva a lugares emocionalmente interesantes, a un comienzo nuevo (parafraseándolos): “Feel’s like you’re falling, but it passes in time into a better day”.

Noticias relacionadas

What’s New? 12 discos nuevos para el fin de semana

En este momento nos encontramos en el corazón de la spooky season con el estreno…

Pond: Si no hay sentimientos sinceros en las canciones su resultado será una mierda

Sin relacionarse con la numerología Pond ha estrenado “9” su noveno disco de estudio en el cual a través de nueve canciones regenera su sonido. Con este nuevo material la banda ha explorado en nuevos ritmos como lo son el krautrock así como reafirmar la luminosidad psicodélica que los caracteriza.

Honoris II: Un álbum tributo a The Sisters Of Mercy

The Sisters Of Mercy no ha publicado ningún álbum de estudio desde hace 30 años,…

John Carpenter: El culto a la fuerza sobrenatural de Michael Myers

Es muy común que muchos artistas se sientan un poco conflictuados al momento de hacer una retrospectiva de su trabajo para analizar y apreciar la huella que va dejando en la cultura popular con el paso de los años, o si realmente estaban conscientes del fenómeno que estaban provocando dentro de su propio universo.

Bleak Lies: Un oasis de darkwave con Noble Savage

El director Hari Sama es un especialista en el desarrollo de historias, personajes y escenarios…

Las 10 mejores canciones de Ministry, de acuerdo con Al Jourgensen

Ministry acaba de publicar su nuevo álbum de estudio con el nombre de Moral Hygiene…

Volver arriba