Saltear al contenido principal

ENTREVISTA

Entrevista a Juan Soto

Juan Soto / Roberto Beltrán

Por Roy Rojas

“Mágica música mística, mística música mágica”

¿Cómo describirías la música de Juan Soto? A nosotros nos parece incitadora. Sin embargo, nos queda la curiosidad por comprender un poco más su debut Oscurecía. En temas como “Cold As The Fridge” el sonido puede resultar hipnótico como péndulo de reloj pegado a la pared, y en otros como “The Shadow” resulta provocador. Pudimos conversar con Juan Soto para nos resolviera todas nuestras dudas respecto a su nueva producción.

¿Qué descripción le das a Oscurecía?
JS: Me gusta como suena (la descripción) hipnótica o incitadora… obstinada o repetitiva, melódica, colorida y emotiva. Tiene suficiente emoción y melodía para que las canciones no sean rolas de electrónica común, pero a la vez tiene este lado electrónico que no invade, que no es ruidoso.

Entra en mi planeta, no tengas miedo, verás que sólo aquí, se siente el viento”

“Oscurecía” transita en un período de tiempo imaginario que va del atardecer al anochecer. Al escucharlo avanza el día hacía ese punto, no importa la hora a la que se escuche, transitaremos hacia el anochecer inevitablemente. Es inútil echar a girar el reloj hacia atrás. Para sus presentaciones en  vivo Soto prepara una dinámica en el escenario que junto con la selección de temas harán que el planeta siga su curso, gire sin detenerse y sol vaya desapareciendo.
JS: Estoy  mejorando algunas versiones de los temas que tengo, la primera parte es una tarde a gusto con tus amigos, parte de la escénica de esa transición es pasar al baile, la primera parte no tiene esa intención de baile, pero en otros temas como “fantasía” son temas fiesteros… estoy montando una banda tal cual, el fin de montarla es para darle vida  a algo que en el disco no existe, el disco tiene como otras intenciones, que es sonar como un disco de estudio totalmente, de producción electrónica.

Me gusta hacer música como un punching bag, saco muchas de mis emociones y las descargo de todos los problemas que todas las personas vivimos, problemas con la novia, o con los amigos. Pongo lo que estoy viviendo, a veces no es hermoso y esos temas son los que más me gustan, porque los uso para descargarme. Hago música para mí, y si a mí me gusta, es probable que le va a gustar a alguien más.

¿Hago música para mí, y si a mí me gusta, es probable que le va a gustar a alguien más? Cierto. “Cold As The Fridge”, el segundo corte de Oscurecía, podría ser uno de esos casos. Bajos gruesos, de esos que retumban en el pecho a alto volumen. Un sonido sencillo y repetitivo, similar a una punzada, está presente durante la mayor parte del tema; éste se graba en la memoria. Seductor. Quizá ese adjetivo también cabe para la música de quien fuera residente del Club Rhodesia y del M.N. Roy. A nosotros nos gusta este tema, así que sí, si le gusta a él es probable que le guste a alguien más.

 

Debajo de la faceta de producto electrónico también está la de DJ. En ambos casos, ya sea presentarse como DJ en un club o tocar frente a una multitud, el sonido siempre nace de aparatos electrónicos y lo escuchamos a través de las bocinas. Hay un universo de diferencia entre ambas situaciones que tiene que ver con el lugar, con la razón de estar ahí, con los factores externos:
JS: Al estar en vivo se comunican otros sentimientos, otras cosas, en un festival eso influye muchísimo; un festival tiene la magia de que ya pagaste el boleto, ya estás ahí, hay un montón de gente, ya no importa qué factor pueda venirse como un contra, ya es más bien como un pro, en el Ceremonia del año pasado vivimos un momento de lluvia súper fuerte y fue muy chido ver a la gente abajo de la lluvia pasándola bien; los festivales transmiten un vibra muy chida de la gente queriendo disfrutar de estar ahí, y esa vibra se te pasa a ti como músico.

Son factores que no tomas en cuenta, no te imaginarías que adentro del auditorio Blackberry estuviera lloviendo, creo que estaría padre que de pronto eso pasara en algún venue chico, que de pronto “tómenla”, un poquito de agua, algo que saque de onda.

Los festivales son de esta fuerza, de la diversidad; no es tu concierto, no eres simplemente tú, esto atrae a gente diferente, si hay algo en la música que me educó, es que ibas a ver algo y terminabas viendo otra cosa.

Relacionados

Harrison BDP: De un momento a otro puedes perder todo

Bahidorá 2022 está cada vez más cerca y dentro de las propuesta más interesantes de esta edición encontramos a Harrison BDP, un DJ y productor gáles que en sus beats ha encontrado el brillo del deep house.

Boy Harsher: Explorando el horror

Jae Matthews y Augustus Muller siempre han tenido una fascinación por el cine y los elementos visuales que tienden a manifestarse dentro de la parte musical. La relación que existe entre la imagen y el sonido es algo que los enganchó poco antes de formar Boy Harsher.

Little Boots: La emoción y el miedo de ser reemplazado por computadoras

Victoria Hesketh es una productora que durante los últimos 15 años ha sido testigo de la evolución por la que ha atravesado la música por medio de la tecnologia y el nacimiento de plataformas digitales, tal es el caso de la explosión de Myspace y hasta el auge que han tenido espacios como Spotify.

La Femme: El grupo de rock francés que niega el rock

“En Francia no hay bandas de rock”, sentencia Sasha Got, el guitarrista de una agrupación que ha sido catalogada como la banda de rock más famosa de ese país en la actualidad: La Femme.

Dark Celebration: Una iniciativa para impulsar el post-punk y darkwave hecho en México

La música que encuentra su refugio en la oscuridad ha crecido de forma importante en los últimos años en nuestro país, necesitando mejores condiciones y mayores espacios para poder resonar y expandir su sonido. Fue así que Ulises Ramos con Pure Underground Entertainment decidieron comenzar una serie de festivales con las bandas más importantes de esta escena, resultando en un éxito. 

The Horrors: nihilismo, pop y ruido

Cuando aparecieron en la escena musical, The Horrors demostraron ser algo fresco, muy diferente a lo que sonaba durante el 2006, con un estilo mucho más crudo. Su álbum debut, Strange House, estaba lleno de distorsión al ritmo de garage rock con tintes góticos.
Volver arriba