Saltear al contenido principal

ENTREVISTA

Ni nuevo, ni diferente. Sólo el mismo perro viejo de siempre: Una entrevista con Mac DeMarco

Por Erich E. Mendoza

¿Cómo se supone que debo hablar con un músico a quién conocí a través de la computadora de un amigo, encerrado en un cuarto en sábado a las 6 de la tarde comiendo pizza, viendo videos de “How to correctly eat a watermelon” y “Too Many Cooks”, acompañado de buenas personas fascinadas por los sintetizadores que portaban sus canciones?

¿Qué debo pretender? ¿Profesionalismo? ¿Seriedad?

Comúnmente al hablar con músico, las personas detrás del teclado y cámara solemos adoptar una postura; una nueva cara, si quieren. Sin embargo al escuchar a Mac DeMarco en la línea, todo se sentía diferente, como si estuviera intercambiando palabras con un buen amigo a quien llevaba mucho sin ver, y que estaba en toda la actitud de relatarme absolutamente lo que quisiera.

Y entonces, yo me sentí igual. Sólo dos humanos diciendo cosas de humanos, en un mundo de humanos donde el humano, rara vez actúa como debería: Como humano.

Y supongo que de ahí la gracia de esta breve pero interesante charla con Mac, un músico odiado por muchos y amado por aún más. Una figura que si bien no estableció una moda o forma de vestir, sí la reafirmó y hasta se convirtió en un sello característico de él y su público. Una onda muy “todos somos Mackie” que al verle en vivo, se siente en la piel al escuchar sus canciones.

Pero ese “Mackie” ha cambiado, o al menos eso le dije yo. Sin embargo el originario de Edmonton, Alberta asegura que la música que ha incluido tanto en Another One como en This Old Dog, no necesariamente hablan de una “persona” nueva, sino de una mentalidad y forma de percibir al mundo nueva, que no necesariamente le cambian como persona:

No creo que haya una gran diferencia. Entiendo que hay cosas distintas y la verdad, acá hay muchas canciones que se tenían guardadas y que con el paso del tiempo fueron madurando en cierto modo y se incluyeron. Pero Mac DeMarco, yo como persona, no he cambiado, sigo percibiéndolo todo igual, sigo disfrutándolo todo igual. Quizás cuando esto tenga un “algo” distinto pues… Ok, ahí sí cambiarán las cosas y habrá que reaccionar a eso.

Pero me siento bien. Normal. El mismo Mac de siempre.

FILTER: Es difícil escuchar eso y creerlo al 100%. No porque no te crea o algo por el estilo, sino porque todo ha cambiado incluso para los fans, ¿sabes? Yo pasé de escucharte en Youtube con amigos comiendo pizza y fumando marihuana, identificandonos con las letras y teorizando respecto a si pertenecías o no a una logia de masones.

Hoy ya no sucede eso. Hoy pagamos renta, tenemos vidas más adultas, ideas más adultas, todo ha cambiado. No digo que no pongamos tu música y nos fumemos un porro o dos mientras devoramos pizza fría. Eso sigue igual, pero no dejo de sentir que de verdad todo ha cambiado y desde Salad Days, se sentía eso.

Mac DeMarco: Es curioso que menciones a ‘Salad Days’. Sí fue un álbum en el que muchas cosas se movieron: Mucha música fresca, canciones específicamente pensadas para ese disco y temáticas que englobaban un “todo” por así decirlo dentro de un mismo material.

FILTER: ¿Eso significa que Another One y This Old Dog carecen de eso?

Mac DeMarco: No estás entendiendo, no es que “carezcan”, sino que todo fue muy diferente cuando grabé Salad Days.

Venía de una época muy… “adolescente”, “divertida” y entré en un proceso de seriedad auto-reflexiva en el que en parte, sí era más como la voz de un hermano mayor dando consejos aunque no del todo, ¿me entiendes? No sé si yo me entiendo pero eso, sí era divertido, pero era más maduro.

Another One como tal, se compuso a partir de canciones de amor y desamor que ya existían antes. No nacieron en específico para ese material, pues. Sí se arreglaron, sí se acomodaron, sí tomaron la forma que debían de tomar, pero no fueron pensadas para Another One, sino que con el tiempo se fueron compilando hasta que me pareció una buena idea hacer un trabajo con esas canciones.

FILTER: Entonces, ¿This Old Dog entra en ese rubro? Porque honestamente, no me lo parece; siento una labor muy pensada, muy linda. Casi como sentarte en la mesa a escribir una carta, hacer la envoltura y firmarla con distintivo especial.

Mac DeMarco: ¡Exacto! Eso ya es más preciso. This Old Dog… Oh viejo, tiene de todo. Hay muchos sentimientos y reflexiones personales que obviamente remontan a temas familiares y propios, que más que fungir como un tributo son las anécdotas de un “perro viejo”.

Escribí estas canciones PARA MI. Eso es lo más importante. Es un diario, es una anécdota, es un tributo, es una reflexión, es estar sentado viendo un atardecer y cuestionarme, “¿por qué no me he cantado a mi? Canto de mi mismo, pero nunca para mi mismo” y pum!, hacerlo.

FILTER: A nivel instrumental siento que toca tintes más sencillos que en otras producciones más rápidas y estructuradas. ¡No digo que sea un álbum flojo! Sino que se siente más sencillo, más pacífico.

Mac DeMarco: ¡Definitivamente! Qué bueno que lo notes porque así lo pensé. Yo soy un tipo sencillo, te invito un café, puedes quedarte un rato, podemos hablar como humanos, ¿sabes? No necesito de una producción gigantesca para transmitir lo que siento, mucho menos cuando es para mi mismo.

FILTER: Me resulta sorprendente la ausencia de menciones al tema de cómo has crecido.

Mac DeMarco: (Risas) Otra vez con eso, ¿para ti cómo he crecido?

FILTER: Pasar de tocar en bares a llenar festivales, a tener giras mundiales y a convertirte en este músico influyente… Definitivamente es crecer.

Mac DeMarco: ¡Wow! ¿Soy influyente? ¿Para quién? ¿Para ti? (Risas)

FILTER: Entre otras cosas… Hay bandas, pues. Vacations, Boy Pablo, muchas otras que han absorbido ese sonido tuyo y transportado a un concepto más propio. ¡Suenan muy bien!

Mac DeMarco: Digo… Había escuchado eso. Me han comentado que hay bandas que basan mucho lo que hacen en sonidos parecidos pero no lo había pensado. Me da mucho orgullo y gusto. ¿Que alguien arme una banda inspirado en tu música? ¡Es lo mejor!

Y bueno, apelando un poco a esto que dices… Sí, obviamente hemos crecido. Es bueno, es interesante. Sí lo noto, pues. Pero no lo siento. Viejo, sigo metiéndome al estudio a escribir y grabar como siempre lo he hecho desde que agarré una guitarra y pude hacer una canción.

No voy a perder esa esencia. Ese soy yo y como te dije, si en algún momento se pierde… Ok, entonces es momento de alejarse y replantear. ¿Sabes?

FILTER: Me parece increíble que mantengas eso: Tanto el estilo musical, como la esencia del mismo y la idea respecto a tu persona frente a todo lo que está pasando. Sin embargo debo preguntarlo, ¿qué sigue de This Old Dog? Sé que es “pronto” para preguntártelo pero, definitivamente no siento que terminado este release vayas simplemente a darte unas vacaciones.

Mac DeMarco: No, definitivamente no… Hay muchos “Salad Days” por delante, si entiendes a lo que me refiero. Este perro viejo no planea dejar de trabajar.

Relacionados

Django Django: Brillo en la oscuridad para escapar de la desesperación

Django Django regresa con ese brillo en la oscuridad necesario para este 2021, con un disco que refleja una nueva faceta de la banda donde encontramos esos tracks que al darles play nos impregnarán de nuevo la energía necesaria para escapar de la desesperación del día al día.

Baio: El propósito de hacer música es seguir vivo en el mundo después de mi muerte

Dead Hand Control es el tercer disco de Baio como solista, con este lanzamiento el músico y productor neoyorquino nos describe una narrativa musical que consiste en celebrar la vida y pensar en el legado de la música después de la muerte.

Rhye: Creatividad para contrarrestar la pandemia

Nos hemos encontrado viviendo en tiempos de aislamiento y esto ha ocasionado que para Rhye su casa sea el centro de creatividad por lo que su nuevo disco toma el título de “Home” una pieza diseñada para demostrarnos que la creatividad es la mejor medicina para el encierro ocasionado por la pandemia.

Frankie and the Witch Fingers: El revival de la psicodelia y su visita a México

Para quiénes están adentrados en la ola de psicodelia y garage contemporánea les será familiar el nombre de Frankie and the Witch Fingers, una agrupación que logró acaparar los reflectores y que mucha gente afirma, es una de las mayores promesas de la música actual, o por lo menos en este nicho.

Linea Aspera: Buscar ayuda no debe avergonzarnos; debe ser alentado y elogiado

Mientras pasaban su tiempo en Londres a inicios de la década pasada, Alison Lewis y Ryan Ambridge decidieron trabajar en un proyecto dominado por la fascinación que tenían por los sintetizadores y aquellas formas cristalinas que se desprendían de los sonidos que estaban escuchando en ese momento.

Selofan: El mundo terminará solo cuando la música se detenga

Durante la década pasada hubo una transición musical bastante interesante donde géneros como el post-punk, el minimal synth y el witch house dieron pie al nacimiento de proyectos que con el paso del tiempo fueron mutando para reinventar tanto su sonido como su estética visual en sellos como Wierd Records, mientras que aquellos que llegaron un poco tarde (o cuando se pensaba que el furor de Tumblr se había mudado a Youtube) aparecieron con una misión y una personalidad definida que giraba alrededor del romance tradicional, la nostalgia y el hedonismo que caracterizó a la cultura goth desde su concepción.
Volver arriba