Saltear al contenido principal

NOTICIA

(500) Days Of Summer: Una película que puso música excelente en oídos nuevos

Por @MyBlogCliche

Si entraron a esta publicación y vieron (500) Days Of Summer cuando iban en la prepa/secu: Sí, ya están viejos.

La película se estrenó hace 10 años con la dirección de Marc Webb y desde entonces su narrativa ha ido adquiriendo un nuevo significado por las experiencias emocionales a las que nos hemos enfrentado al momento de involucrarnos en… ya saben, una relación.

Qué si Summer se pasó de lista, qué si Tom no agarró la onda y se clavó; esas son las discusiones que sigue generando la película debido a que fue bastante fácil relacionarnos con lo que pasaba en cada momento.

La historia no es nada compleja, es solo el retrato de algo por lo que tarde o temprano todos pasamos una o más de dos veces (más cuando no aprendemos de lecciones y seguimos neceando). Por esa razón siempre volvemos a verla, quizá con una nueva mentalidad o con una perfectiva diferente a la que teníamos hace 10 años, por lo que la amen o la odien nunca dejarán de sentirse identificados con el personaje de Joseph Gordon-Levitt, Zooey Deschanel o hasta el de Chloé Grace Moretz en su roll de “amix date cuenta”.

Uno de los aspectos que reforzó por completo su temática, es la acertada elección de su soundtrack. Eran canciones que simplemente hicieron match con lo que sucedía y fueron más allá de la modernidad que ya tenía en su radar a Zooey Deschanel con She & Him, pues también sirvió de pretexto para acercar a nuevos oídos a bandas que años atrás solamente aparecían a medianoche en MTV o muy de vez en cuanto en Radioactivo (sí, ya todo en este post huele a viejo j3j3).

Una de ellas fue Doves, banda que si bien nunca tuvo un alcance mediático tan abrumador, su The Last Broadcast es uno de los álbumes más bonitos que aparecieron en los primeros años de los dosmiles y justo ahí venía “There Goes The Fear”; la melodía con la que da inicio se convirtió en un clásico luego de aparecer en (500) Days Of Summer.

Lo mismo pasó con la secuencia inicial donde suena “Us” de Regina Spektor (editada en 2004), “Mushaboom” de Feist y por si fuera poco, también le dio una mayor proyección a bandas que apenas se iban abriendo pasó como The Temper Trap con “Sweet Disposition” y los Black Lips con “Bad Kids”.

Digamos que la película mató varios pájaros de un solo tiro (sin ofender a ninguna organización, es solo un decir…), pues además de adoptar bandas nuevas y no tan nuevas, también se mantuvo fiel al origen de todo al darle su lugar a bandas como Pixies (aunque solo en la escena del karaoke, en el soundtrack no salen) y por supuesto, la banda que hizo que se desarrollara todo entre Tom y Summer: The Smiths.

Digamos que (500) Days Of Summer es un viaje corto y sencillo, pero desde hace 10 años ha impactado, en algún grado, cada una de nuestras vidas por sus expectativas y realidades.

Noticias relacionadas

What’s new? 12 discos nuevos para el fin de semana

Finalmente llegamos a uno de los fines de semana más emocionantes en cuanto a lanzamientos…

FILTER Playlist: Ocean Alley

Ocean Alley es una banda australiana que captura a la perfección la gama de colores…

The House: El especial animado de Netflix con voz de Jarvis Cocker

The House es uno de los proyectos más interesantes que han sido presentado por Netflix…

Crusher ANC: La nueva experiencia musical de Skullcandy hasta tus oídos

En múltiples ocasiones se ha bromeado con la presencia del bajo en la música, pues…

Harrison BDP: De un momento a otro puedes perder todo

Bahidorá 2022 está cada vez más cerca y dentro de las propuesta más interesantes de esta edición encontramos a Harrison BDP, un DJ y productor gáles que en sus beats ha encontrado el brillo del deep house.

Archivo 81: La nueva serie de Netflix musicalizada por Geoff Barrow de Portishead

Archivo 81 no solo es presentada como una serie de terror en Netflix, sino como…

Volver arriba