Saltear al contenido principal

NOTICIA

Bleak Lies: Un oasis de darkwave con Noble Savage

El director Hari Sama es un especialista en el desarrollo de historias, personajes y escenarios que generan una fuerte empatía con el espectador gracias a los proyectos audiovisuales en los que se ha visto involucrado, tal es el caso de la película Esto No Es Berlín bajo un enfoque dominado por su fascinación por el post-punk y el new wave de los 80.

Sin embargo, su trabajo no solo se centra en el mundo cine y la relación que tiene con la música, sino que desde hace algún tiempo se fue planteando la idea de producir sus propias composiciones bajo el nombre de Noble Savage, sirviendo como un tipo de álter ego donde pretende estimular cada parte de nuestro ser por medio de atmósferas envolventes y sintetizadores que evocan el lado más elegante del darkwave.

Su cuarto sencillo lleva el titulo de “Bleak Lies”, donde con un enfoque estrictamente analítico pone en perspectiva las situaciones que tienden a desatarse por medio de las mentiras y el impulso que tenemos para mentir en determinados momentos de nuestra existencia.

Sobre la idea detrás de la canción, el mismo Hari Sama menciona: “Noble Savage quería, hace tiempo, aprovechar el proyecto para hablar de las mentiras que transforman completamente nuestra manera de ver la realidad: desoladoras, severas e inhóspitas. Las mentiras que nos han vendido siglo tras siglo… de lo que somos, de lo que deberíamos o no buscar en la vida como fuente de gozo”.

“Bleak Lies” se subre de una palpable elegancia, hedonismo y un romanticismo que nos remite a los sonidos que eran concebidos en la oscuridad de la década de los 80, pero sin perder la oportunidad de inyectarle un toque personal donde el sonido de Noble Savage se sienta completamente atemporal con un trabajo en la producción de Policrom.

Con todo esto en mente, nos emociona mucho poder compartir con ustedes el estreno exclusivo de su nuevo sencillo con un trabajo visual dirigido por Jorge O. Patiño. Chéquenlo a continuación:

Noticias relacionadas

What’s new? 12 discos nuevos para el fin de semana

Sabemos que una gran mayoría en todo el mundo estará demasiado ocupado escuchando el nuevo…

Descanse en paz Mick Rock: el legendario fotógrafo de David Bowie, Talking Heads, Queen, Daft Punk, Iggy Pop y Blondie

En un evento completamente inesperado, nos vamos enterando del fallecimiento del legendario fotógrafo Mick Rock,…

¡Gana boletos para asistir al Corona Capital 2021!

Sabemos que hace apenas unas horas St. Vincent reveló que ya no se estaría presentando…

House Of Vans llegará a la CDMX con conciertos de Japanese Breakfast, Hot Chip y Molotov

Vans está por inaugurar una nueva locación de House of Vans en la Ciudad de…

Lorelle Meets The Obsolete en una conversación con Prismatic Shapes

Cuando uno mismo se encuentra sumergido en la industria musical es realmente fácil caer en lugares comunes como lo son la adrenalina por los efectos sonoros, el entusiasmo por la creación, el frenesí de tocar en vivo o la devoción chamánica del ritual en vivo. Todas estas emociones son pilares fundamentales del espectro musical pero existe un valor aún más importante en la ecuación, un valor intrínseco del cual solemos pasar de largo, el sentido de comunión.

The Mind Is A Terrible Thing To Taste: El álbum de Ministry que une los mundos de ‘Full Metal Jacket’ y ‘Hellraiser’

Cada que se habla de Ministry se piensa que su legado solamente se limita a la agresividad y la violencia que siempre estuvo caracterizando su sonido, el cual siempre estuvo impulsado por críticas sociales y políticas encabezadas por Al Jourgensen; sin embargo, esta tendencia comenzó a predominar en los lanzamientos de la banda al final de los 90. En sus inicios, la banda tenía un enfoque completamente diferente al que se pensaba, con el cual los tonos industriales y los agresivos riffs de guitarra eran reemplazados por un equipo de sintetizadores análogos que le dieron vida a los más grandes clásicos de Ministry en su etapa new wave.
Volver arriba