Saltear al contenido principal

NOTICIA

Sigur Rós: Celebrando los 20 años de ‘( )’

Por Guillermo G. Espinosa

El álbum de los paréntesis, como comúnmente se le nombra, es su tercer trabajo de larga duración el cual fue lanzado en Octubre del 2002 y que llevó a la banda a ser vista por los medios de música más importantes del mundo, obteniendo múltiples premios y siendo reconocido como el número 51 de los mejores 200, según Billboard en ese año, y también fueron ganadores en los MTV Europe Awards del 2003 en la categoría de mejor video musical para la canción “Untitled #1 (Vaka)” pasando por encima de “Seven Nation Army” de The White Stripes.

Este álbum fue de muchas primeras veces para la banda, como la introducción de Orri Páll Dýrason en sustitución del baterista fundador Ágúst Ævar Gunnarsson. También, fue el primer álbum en donde el conjunto de cuerdas Amiina formó parte de la producción y que dio pie a que años más tarde, acompañaran a la banda en sus presentaciones en vivo. Pero una de las cosas más significativas es que para grabar y producir este álbum, la banda ocupó su estudio propio llamado Sundlaugin (Piscina), ubicado en un pueblo de Islandia llamado Álafoss, lugar donde se han producido grandes discos de la escena Islandesa y en el que incluso entre sus tantas anécdotas, se cuenta que ha sido visitado por Pixies.

Venían de Ágætis Byrjun, material en el que los ensambles de cuerdas y la belleza eran protagonistas antes que lo etéreo o lo caótico y en el que también adoptaron elementos característicos de cualquier banda convencional como canciones con un nombre, con una historia que contar por medio de la letra, ellos apareciendo en sus videos y una estructura de composición tradicional: intro – verso – estribillo – coro – climax – outro. Pues ya para ( ), la banda decidió volverse totalmente invisible, las canciones dejaron de tener nombre, el arte del disco era un libro que tenía hojas en blanco, la letra fue cantada totalmente en Vonleska, Hopelandic o el lenguaje de la esperanza, que es un idioma compuesto por vocales y consonantes de forma repetitiva que emula al inglés pero sin significado alguno, más que el propio contexto que el escucha quiera darle de acuerdo al estado de ánimo que esté experimentando, hay gente que lo puede percibir nostálgico, romántico e incluso esperanzador.

Conceptualmente, el álbum completo es una hoja en blanco que se deja a la imaginación del receptor, consta de 8 canciones que se pueden considerar como una sola ya que, al iniciar el álbum, se puede percibir un ruido como si encendieras la radio, que de la misma forma podemos escuchar al terminar y que se interpreta como el abrir y cerrar de un paréntesis.

El paréntesis se puede dividir en dos grandes mitades: la primera compuesta por “Untitled #1 (Vaka)”, “Untitled #2 (Fyrsta)”, “Untitled #3 (Samskeyti)” y “Untitled #4 (Njósnavélin)”; la parte más calmada y melancólica que nos introduce a un altibajo de emociones, te atrapa, te alegra con su belleza, te vuelve a poner en un nivel de mucha introspección y cierra con una canción que evoca mucha esperanza, es como un tiempo de meditación para prepararnos a lo que viene.

Ya para la segunda mitad, tenemos a “Untitled #5 (Álafoss)”, “Untitled #6 (E-Bow)”, “Untitled #7 (Dauðalagið)” y “Untitled #8 (Popplagið)” que es la parte más intensa, con composiciones más enérgicas y pesadas, es como repetir la primer parte pero con emociones más fuertes, dejando la esperanza a un lado para que venga la euforia de múltiples maneras; Jónsi hace más variaciones en las frases cantadas en Vonleska, algo más se dice entre líneas y te lleva a pensamientos más complejos, desata una liberación de tensión llegando a las últimas dos canciones y termina de una manera explosiva.

El cierre con “Popplagið” es un éxtasis que es totalmente antagonista al inicio con “Vaka”, si las comparamos estaríamos juntando la pieza más primitiva, de sonidos simples, calurosos, un tempo lento, la voz dulce de Jónsi (una canción de cuna prácticamente), contra la canción que tiene todos los elementos que compusieron las 7 canciones predecesoras, para terminar con una explosión de ruido entre la batería, las guitarras distorsionadas, los gritos que parecen estar pidiendo ayuda. Es un abrir y cerrar redondo, un inicio y cierre de un ciclo, un álbum que se puede escuchar de una sola oída y analizar un sinfín de posibilidades.

Sigur Rós es una banda que se caracteriza por darle un concepto único a cada uno de los álbumes que producen, creando una atmósfera excepcional y características diferentes entre cada uno; pero tal vez este es el material que más carga conceptual lleva y que en palabras de Georg Hólm, “el que más les ha costado componer e interpretar”, debido al largo tiempo que le dedicaron a grabar y producir, al punto de llegar a ser abrumante.

( ) es un disco que da mucho para hablar, ya que cada quien puede contar algo que percibió al escucharlo, algún sentimiento que le evocó y que a la otra persona no le causó lo mismo. Incluso, tiene una edición de 33 1/3 de Etha Hyden que es una serie de libros donde analiza álbumes emblemáticos y los desmenuza a profundidad.

Con la próxima visita de los islandeses a nuestro país para dar shows en CDMX, Morelos, Monterrey y Guadalajara se espera que nos puedan dar una sorpresa por motivo del 20 aniversario de esta joya musical y conceptual. Todo puede ser posible después de su inesperado regreso y si le sumamos el gran amor que muestran por México incluso en los memes que comparten, sabemos que nos esperan unas noches irrepetibles con su música.

Noticias relacionadas

What’s new? 15 discos nuevos para el fin de semana

Mayo es uno los meses más emocionantes en cuanto a estrenos musicales, pues no solo…

Mercury Rev: Música para vivir en cámara lenta

Mercury Rev es una banda estadounidense que reside en Buffalo, Nueva York. Son considerados un gran referente de los sonidos psicodélicos, cinemáticos y oníricos de los 90, así como el desarrollo de la escena del shoegaze, dreampop, y similares. Con 30 años de trayectoria, y una gran cantidad de discos de estudio, destacan mucho obras como Deserter’s Songs (1998) o All Is Dream (2001), entre otras.

CPR (Alekzandra & Liziuz): 8 discos que inspiraron ‘Inner States’

Alexandra Ismalone y Tobias Lisius son dos mentes que durante la última década se han…

What’s new? 15 discos nuevos para el fin de semana

Bienvenidos sean a otro magnífico fin de semana de estrenos, ya que en esta ocasión…

Prende Akamba: La gama de sonidos que llegarán a Akamba 2022

El próximo 14 de mayo se estará realizando la tercera edición del festival Akamba, siendo…

Bravo GNP: Los proyectos imperdibles de su próxima edición

Una de las más gratas sorpresas que han surgido durante el proceso de reactivación de…

Volver arriba