Saltear al contenido principal

ENTREVISTA

Automatic: De una cuna gótica a los escenarios alternativos

Por José Ignacio Hipólito

Automatic es un trío de Los Ángeles, California que, con menos de cinco años de carrera, han logrado lo que muchas bandas sueñan con lograr en toda su carrera: están firmadas con uno de los sellos discográficos más icónicos de la escena alternativa de Estados Unidos, Stonesthrow, su música ha sonado en videojuegos como el GTA Online, le han abierto a Bauhaus y se han presentado en escenarios de festivales como el Primavera Sound y el Desert Daze.

Muy pronto, esta tríada de mujeres llegará a la Ciudad de México gracias al Rabbit Hutch Fest, que se celebrará el próximo 8 de octubre en el Frontón México, y que, además, traerá a agrupaciones como Adult., Austra, Drab Majesty y Void Vision por sólo mencionar un par.

Con ansias de escuchar a Automatic, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Lola Dompé, la baterista de la banda y una de sus fundadoras.

Filter: ¿Cómo y cuándo decidiste empezar a hacer música?

Lola Dompé: Cuando era pequeña, cuando tenía como 12 o 13, mi hermana comenzó a tocar bajo porque quería pertenecer a una banda y mi madre me obligó a tocar la batería con ella y mi papá me empezó a dar unas clases. Así que pasó casi por obligación.

Grabamos un par de cosas cuando éramos pequeñas, pero después tuve que irme a la universidad y cuando regresé comenzamos la agrupación Automatic.

F: ¿Te acuerdas de esa primera vez en la que dijiste “hacer música es algo sin lo que no puedo vivir”?

L.D: Sigo decidiendo si quiero dedicarme a hacer música de tiempo completo. No sé si hubo un momento en específico, más bien fue una serie de eventos que culminaron casi por accidente en ser una baterista. Fui a muchos conciertos y escuché muchos discos cuando era pequeña. De hecho el primer álbum que compré fue Is This It? de The Strokes.

Nací con ese instinto musical, crecí con la música, a tal grado que había momentos en los que me hubiera gustado huir.

F: Cuando te sentaste por primera vez detrás de una batería, ¿Cuál fue esa canción que querías tocar? ¿Fue un cover?

L.D: No, soy un poco diferente en ese sentido. Al ser obligada a ser la baterista del grupo de mi hermana, lo primero que hicimos fue hacer y componer canciones, no hicimos covers. No pasaba mucho tiempo sola componiendo canciones o practicando, entonces me enamoré de hacer música junto a las personas que estaban a mi alrededor.

F: ¿Cuándo fue la primera vez que se presentaron como Automatic?

L.D: No sé si todavía existe el lugar, pero era un bar en Los Ángeles que se llamaba Ham & Eggs, muy, muy pequeño. No recuerdo el nombre de la banda con la que tocamos, pero de lo que sí me acuerdo es que un amigo estaba poniendo música previo a nuestra presentación, creo que estaba sonando Siouxsie & The Banshees, y nosotras, sin darnos cuenta, nos subimos a tocar mientras estaba sonando la música de nuestro amigo, y durante toda nuestra primera canción la gente seguramente pensó que éramos una banda de covers o una especie de mash-up.

F: Tocas con un bombo muy particular, uno que parece que se está derritiendo… no sé nada de batería, ¿me podrías explicar para qué sirve?

L.D: Un día vi una fotografía de ese bombo en internet y dije, lo necesito tener, y mi esposo, me casé en marzo, me sorprendió el día de nuestra boda con la batería y el bombo. Fue muy especial. Sólo lo he tenido por poco tiempo, pero siento que se ve y suena muy bien.

Todo mundo siempre hace chistes de ese bombo, los de sonido siempre me preguntan que si hacía mucho calor en el automóvil y que si mi bombo se derritió por lo mismo.

F: Automatic acaba de estrenar el álbum Excess, su segunda producción discográfica, ¿ha cambiado algo en la manera en la que escriben o producen canciones?

L.D: Sí, tuvimos más tiempo gracias a la pandemia, y por lo tanto, tuvimos más tiempo en el estudio y pensamos con más detalle en cómo iba a sonar el disco, sobre todo en temas de producción.

El primer álbum fue muy punk en ese sentido, sólo nos sentábamos en un cuarto a tocar y básicamente eso es lo que suena en el disco. Este segundo álbum fue más pensado y también podría decir que mejoramos la manera en la que tocamos nuestros instrumentos.

F: ¿Quién fue su productor?

L.D: Su nombre es Joo Joo Ashworth, y nos ha producido nuestros dos álbumes. Él conoce muy bien nuestro sonido y ha estado ahí desde el principio.

F: Mencionaste que conoce su sonido muy bien, ¿me podrías describir ese sonido?

L.D: Él sabe sacar el sonido crujiente que me gusta de mi batería. También entiende que debe haber mucho espacio en nuestras canciones, pero al mismo tiempo, tiene que pensar en cómo va a sonar cada detalle porque la producción es mínima. No tiene miedo de ser extraño. Por ejemplo, si una línea de bajo tiene un tempo raro, nos incita a trabajar en ella.

F: Ustedes tres cantan, ¿fue una decisión intencional o pasó por accidente? 

L.D: No sé cómo pasó. A mí me gusta cantar y estar frente al escenario, así que no fue una decisión tan premeditada.

F: Cuando le abrieron a Bauhaus, ¿sintieron presión o nerviosismo al abrirle a una banda tan icónica?

L.D: Sí, estábamos muy nerviosas. La primera vez que les abrimos fue en el Palladium de Los Ángeles al que aproximadamente le caben 4,000 personas, entonces todas estábamos temblando. Pero después de ese show, me di cuenta que entre más gente haya viéndonos, menos nerviosa me pongo porque no puedes ver a la gente individualmente, parece que tocas ante un muro hecho de masa.

Mi papá está en Bauhaus, entonces tenía una sensación de comodidad, así que no creo que ese sea el mejor ejemplo.

F: Tocaron en el Desert Daze ante muchas personas también…

L.D: Sí, el Desert Daze fue nuestro primer festival. Todas estábamos muy nerviosas pero agradecidas por poder tocar junto a bandas increíbles. Pero lo que más nos dió nervios fue que Mark Mothersbaugh, el cantante de Devo, nos estaba viendo desde el escenario, lo cual podría sonar muy cool, pero a mí me puso muy inquieta.

El show que más me ha gustado ha sido cuando tocamos en Primavera Sound, trabajamos mucho para llegar ahí, y para mí fue como ver todo nuestro trabajo reflejado en la gran cantidad de gente que nos estaba viendo.

F: Y van a venir al Rabbit Hutch Festival en México próximamente…

L.D: Sí, así es. Estamos muy emocionadas por este festival, sobre todo porque tenemos muchos amigos en el cartel, como Drab Majesty, que también viven aquí en Los Ángeles.

F: Estás rodeada de personajes y bandas góticas, ¿sientes esa influencia?

L.D: Sí, pero no me siento tan identificada con el género, pero sí ha sido una gran inspiración. Me gustan muchos géneros musicales y no quisiera encasillarme solo en uno, pero New Order y Joy Division son dos de mis bandas favoritas, y han sido gran parte de mi vida, pero no son las únicas.

F: Cuando están preparando un concierto, ¿cómo arman el setlist?

L.D: El proceso siempre está evolucionando, creo que ahora tenemos un gran setlist, pero ha sido de prueba y error. A veces no tocamos canciones que tengan una línea de bajo parecida una junto a la otra, por ejemplo.

F: Ustedes están firmadas por el legendario sello discográfico Stones Throw, ¿cómo empezó su relación?

L.D: Les enviamos los demos que teníamos y mi cuñado nos ayudó a llegar a los oídos correctos. Tenían un bar cerca de la casa y eso ayudó mucho porque ahí teníamos nuestras juntas.

L.D: Del sello, me encanta que Chris, Peanut Butter Wolf, tiene estas raíces punk y post-punk, pero también está influenciado por el hip-hop y el r&b, y eso se refleja increíble en el sello que ayudó a fundar.

F: Ustedes tienen como el mejor inicio de carrera de cualquier banda musical, le abrieron a Bauhaus, firmaron con StonesThrow, han tocado en festivales como el Desert Daze y el Primavera, ¿hay sueños que queden por cumplir?

L.D: Claro. Queremos tocar en Coachella, crecí yendo a este icónico festival y es un sueño que quisiera cumplir. También queremos tocar en Red Rocks, un espacio increíble en Colorado.

Relacionados

Warpaint: El brillo de la honestidad

Tuvieron que pasar seis años para tener un nuevo álbum de Warpaint, fue hasta este año que la banda publicó Radiate Like This, álbum que transmite a un grupo unido al cual le gusta jugar con la seducción y el ritmo en todas sus canciones.

Automatic: De una cuna gótica a los escenarios alternativos

Automatic es un trío de Los Ángeles, California que, con menos de cinco años de carrera, han logrado lo que muchas bandas sueñan con lograr en toda su carrera: están firmadas con uno de los sellos discográficos más icónicos de la escena alternativa de Estados Unidos, Stonesthrow, su música ha sonado en videojuegos como el GTA Online, le han abierto a Bauhaus y se han presentado en escenarios de festivales como el Primavera Sound y el Desert Daze.

Osees: Visiones de lo pesado y lo fantástico

Osees es una banda de California, Estados Unidos. Conocidos por su increíble y vasta discografía de más de 20 álbumes (con un promedio de uno a dos álbumes por año, desde 2003).

The KVB: la paranoia y el lado oscuro del internet

The KVB regresa a la CDMX esta vez como parte de la primera edición de Portal Hipnosis, el dúo post-punk londinense estará presentando su más reciente material Unity, lanzado un 2021 y que también cuenta con su versión de remixes lanzado este mismo año.

Austra: la importancia de sanar y regenerarnos

Austra es el nombre bajo el que Katie Stelmanis explora sonidos como el synth-pop y coldwave acompañados de una potente voz a la que es imposible no prestarle atención. Los mensajes y texturas dentro de su música te envuelven de forma casi subliminal, es compleja pero a la vez fluye de una manera magistral.

Hollie Cook: El momento más feliz de mi día es la golden hour

Promocionando su más reciente álbum Happy Hour, Hollie Cook tendrá la oportunidad de visitar la CDMX de nueva cuenta esta vez para ofrecernos un show en el Frontón México el próximo 1 de octubre.
Volver arriba