Saltear al contenido principal

ENTREVISTA

Entrevista con Dylan Baldi de Cloud Nothings

CloudNothings_PhotoBy_PoonehGhana_2

Por Gerardo Gasca / @ggasca

Sería lógico pensar que a los 23 años uno todavía tiene mucho por aprender y poco por presumir, pero Dylan Baldi, líder y fundador de Cloud Nothings, cuenta ya con el respaldo de cuatro discos de larga duración y más de 400 conciertos alrededor del mundo, incluyendo presentaciones en festivales de la talla de Coachella, SXSW, Primavera Sound y Pitchfork Music Festival, por mencionar algunos. Por más que aún le queden años de carrera por delante, nadie podrá negar que Baldi ha conseguido posicionar a Cloud Nothings como una de las bandas más excitantes y prometedoras en la escena musical actual.

Aprovechando su primera visita a la ciudad de México el próximo 18 de octubre para ofrecer un concierto en Pasagüero, tuvimos la oportunidad de platicar con Dylan Baldi sobre su carrera como músico, e incluso le dio tiempo de recomendarnos una banda mexicana de garage.

Cuando decidiste dar vida a Cloud Nothings sólo buscabas divertirte entre clases en la Universidad. Cinco años más tarde, estás a punto de ofrecer un show en México después de estar en gira por todo el mundo. ¿Podrías decir que tus expectativas han sido superadas?

Es muy extraño y difícil al mismo tiempo. Cuando decidí iniciar Cloud Nothings tenía 18 años y solía estar la mayor parte del tiempo en dos lugares: la universidad y la casa de mis padres en Ohio.  Nunca fui muy social, entonces encontré en la música una forma de escape que a la postre terminó convirtiéndose en mi día a día. No tuve expectativas cuando comencé a tocar: más bien se dieron las cosas y hubo que tomar una decisión al respecto.

¿Qué sientes al escuchar las primeras canciones canciones que grabaste cinco años más tarde? Tu sonido actual es muy diferente al de “Hey Cool Kid” y tus primeros sencillos. Incluso podría pensarse que se trata de dos bandas diferentes.

Definitivamente no soy la misma persona que escribió esas canciones hace cinco o seis años, pero me gusta mirar atrás y pensar en qué me motivaba a escribir esas letras o intentar definir mi sonido. No las toco en vivo porque ya no significan nada para mi y no corresponden a mi noción de qué es Cloud Nothings en el 2014.

Tus álbumes suelen ser cortos, apenas superando los 30 minutos de duración. ¿Crees que esto implique una ventaja, o una desventaja a la hora de tocar en vivo?

Me gustan las canciones rápidas y directas. Pudiera parecer una ventaja, pues tu set aparenta ser más largo al poder tocar más canciones, pero también es complicado decidir cuál tocar y en qué momento.

¿Existe alguna relación entre “Wasted Days” y “Pattern Walks”? Es fácil encontrar elementos en común a pesar de tratarse de dos lanzamientos diferentes?

¡Claro que sí! Más allá de que hay similitudes entre las dos canciones, como la duración – más de 8 minutos- o el feeling que es muy personal, escribí “Wasted Days” en una época de mi vida en la que no me sentía del todo bien y quería manifestar cierto tipo de furia. “Pattern Walk” hace referencia a asimilar la situación en lugar de sólo dejar salir esa rabia. Musicalmente, jamás tuve la intención de hacer que una canción pareciera la continuación de la otra, pero he escuchado muchos comentarios al respecto…

Si Dylan Baldi no tocara en Cloud Nothings, ¿a qué se dedicaría en este momento?

Seguro trabajaría en una gasolinera (risas).   La verdad, entré a la universidad pero estudiar no era lo mío y seguramente hubiera dejado de ir aunque no hubiera creado Cloud Nothings. Por el momento no contemplo otra opción a futuro.

¿Qué nos puedes decir sobre tu colaboración con Nathan Williams de Wavves?

Componer y pasar tiempo en el estudio de Nathan ha sido incluso más divertido que grabar mis propias canciones. Es muy fácil trabajar con él, ¿sabes? Es muy creativo y ocurrente. Tenemos ya un buen número de canciones escritas, quizás más de las que habíamos contemplado en un inicio, y en un par de meses regresaré a su casa para grabarlas y decidir cuál es el siguiente paso. Pero seguramente habrá un lanzamiento físico.

¿Han pensado en algún nombre para este proyecto?

Sí, pero todos son tan malos que aún no sabemos qué hacer al respecto.

¿Hay algún otro músico con quien te gustaría colaborar?

Este tour tuve la oportunidad de enamorarme de la música de Ryley Walker, nuestro telonero. Es un poco extraño – fuimos a un concierto suyo en Chicago y disfrutamos su show tanto que lo invitamos a tocar y, sin pensarlo dos veces, aceptó.  Nuestra relación es maravillosa y estoy seriamente considerando grabar algo con él.

¿Preferirías colaborar con The War on Drugs, o con Sun Kil Moon?

(Risas) Hace dos años te hubiera dicho que con Sun Kil Moon, pero The War on Drugs lanzó uno de los álbumes que más he escuchado este año. Creo que me gustaría colaborar con los dos.

¿Eres fan de algún grupo o artista mexicano?

¡Sí! Hace algunos meses descubrí a una banda de garage que creo que ya no existe: Los Llamarada. Tienen un sonido que me remite mucho al noise o avant-garde de los ochenta, muy directo. Mucho ruido, mucha distorsión y mucha actitud. Me gustaría poder mencionar otras bandas, pero no conozco tanto de música mexicana como quizás debería. Me apena decir que sé mucho más de comida mexicana.

Por último, ¿cuáles son los planes a futuro de Cloud Nothings?

Creo que me enfocaré por unos meses en mi colaboración con Nathan y después descansar en casa, pero me gustaría regresar al estudio en junio o julio del próximo año. A menos que quiera extender un poco más mis vacaciones.

Relacionados

Lorelle Meets The Obsolete en una conversación con Prismatic Shapes

Cuando uno mismo se encuentra sumergido en la industria musical es realmente fácil caer en lugares comunes como lo son la adrenalina por los efectos sonoros, el entusiasmo por la creación, el frenesí de tocar en vivo o la devoción chamánica del ritual en vivo. Todas estas emociones son pilares fundamentales del espectro musical pero existe un valor aún más importante en la ecuación, un valor intrínseco del cual solemos pasar de largo, el sentido de comunión.

Circuit des Yeux: sobreviviendo en el vacío

Por más de diez años, Haley Fohr ha explorado distintos sonidos bajo el nombre Circuit des Yeux, moviéndose libremente en el campo del folk experimental y demostrando su amplia versatilidad. Sin embargo, su racha creativa se vio pausada por varios meses después de entrar en depresión y experimentar algunas pérdidas en su vida.

Snail Mail: La vulnerabilidad que experimentamos al estar enamorados

Tres años después de lanzar su disco debut Lush (2018), Lindsey Jordan nos muestra su segundo álbum de estudio como Snail Mail. Valentine es un disco de actitud rebelde y de romance.

La Luz: Música para sentirse a cualquier hora del día

No toda la música excelente que proviene de Seattle incluye una camisa de franela a cuadros. La Luz se siente como un viaje dentro de un convertible en la golden hour, sin rumbo, solo sintiendo el viento y los rayos del sol sobre tu rostro; aunque tal vez esa solo sea la película en mi cabeza. 

James Golan: Una visión positiva de la pandemia

James Golan es compositor, productor y director de eventos. Antes de la pandemia su vida…

Pond: Si no hay sentimientos sinceros en las canciones su resultado será una mierda

Sin relacionarse con la numerología Pond ha estrenado “9” su noveno disco de estudio en el cual a través de nueve canciones regenera su sonido. Con este nuevo material la banda ha explorado en nuevos ritmos como lo son el krautrock así como reafirmar la luminosidad psicodélica que los caracteriza.
Volver arriba