Saltear al contenido principal

ENTREVISTA

De cuatro acordes al arte contemporáneo: Una entrevista con The National

Por Gil Camargo

No sabemos si el amor es más fuerte que el dolor de perder a alguien, pero tal vez eso es lo que hace que The National nos guste tanto; sus canciones son mini obras de teatro en las que todo sale mal –el protagonista se queda solo y agoniza en su pequeño universo–, nada alejado de la realidad.

Después de su éxito con Trouble Will Find Me, disco que los consagró en todo el mundo, la banda presentó en 2017 su nuevo disco, Sleep Well Beast. A casi cuatro años de su última visita a la Ciudad de México, la banda se presentó por primera vez en solitario y por ende tuvimos la oportunidad de charlar con Aaron Dessner sobre el nuevo material, sus rolas favoritas y su festival Homecoming.

F: Es la primera vez que se presentan solos en México, ¿cómo se sienten?

TN: Para nosotros México siempre ha sido una prioridad enorme, queríamos venir a tocar nosotros solos. Amamos el país, está lleno de historia y cultura.

Mi hermano y yo, junto con otros amigos, hemos pasado mucho tiempo manejando por lugares como Oaxaca y Chiapas. A través de los años conocimos muchos mexicanos que nos permitieron ver las distintas capas de la sociedad. Es enorme para nosotros estar aquí. Me gustaría poder estar aquí seis meses.

F: ¿Qué querían lograr con Sleep Well Beast?

TN: Trouble Will Find Me fue la culminación de una serie de discos que comenzó con Boxer. Era la mejor versión de lo que llevábamos haciendo por lo que en este disco queríamos que fuera mucho más experimental y abierto. Terminó en un lugar muy diferente al que pensábamos. Grabamos muchas más cosas de las que aparecen en el disco, que algún día saldrán a la luz, pero lo que sí salió está muy influenciado por el hecho de que ya no nos preocupamos tanto por lo que hacemos. Simplemente nos juntamos a trabajar sin pensar en cuándo saldría o si sería exitoso.

F: Volvieron a trabajar con el productor Peter Katis…

TN: Sí, colaboramos con mucha gente, entre ellos Peter que esta vez trabajó en la mezcla del álbum. Es increíble como maneja el audio. Mezcló el disco en mi estudio, lo cual fue nuevo para él, creo que lo disfrutó mucho.

F: ¿Tienen alguna canción favorita del disco?

TN: No realmente. Sería como tener un hijo favorito. La canción “Sleep Well Beast” es muy interesante. Solía ser una figura circular que duraba 30 minutos, terminamos haciéndola mucho más corta y me gusta, es muy extraña. Escucho el álbum seguido porque a mi hijo de 3 años le encanta, y pienso que no está tan mal.

F: Cuéntenme de su festival Homecoming

TN: Hace 13 años Bryce Dessner creó algo que se llamaba “Music Now”. Era un festival de arte y música enfocado en nuevos trabajos y en colaboraciones. Muchas de nuestras experiencias más formativas se dieron ahí. Conocimos a mucha gente. Es muy pequeño pero influyó mucho en nosotros. Empezamos a pensar en hacer algo mucho más grande y la idea siempre ha sido invitar a artistas que nos inspiran para colaborar y compartir ideas. Vamos a tocar dos shows completamente diferentes porque nos hemos dado cuenta de que no tenemos tantos éxitos, tenemos muchas canciones y nos gusta viajar al pasado.

F: El año pasado tocaron todo el Boxer en Bruselas…

TN: Sí, era el décimo aniversario. Ahora nos gusta experimentar mucho más con los shows. Tuvimos que cancelar un show en Bruselas, entonces queríamos compensarlo con algo especial. Había muchísima gente. Estaría genial que un concierto de The National se convirtiera en una incógnita, que nunca sepas qué vamos a tocar.

F: En la pieza de Ragnar Kjartansson “ A lot of sorrow”, tocaron por seis horas su canción “Sorrow”. ¿Cómo se sienten ahora cada que la tocan?

TN: Es uno de mis días favoritos en la historia de la banda. De pronto una canción de cuatro acordes se volvió arte contemporáneo. Fue una experiencia muy chistosa y espiritual. Nos enseñó mucho sobre la repetición y sobre cómo se puede hacer algo duradero de una idea sencilla.

F: Trabajan con muchos artistas contemporáneos, ¿qué tan importante estas colaboraciones?

TN: Nos apasionan mucho las demás formas de arte, además de la música. Matt y Scott tienen antecedentes en el área de diseño y Matt solía pintar antes de The National. El aspecto visual de nuestra música siempre ha sido importante para nosotros y hemos tenido mucha suerte de trabajar con gente increíble. Es inspirador salirse de la música e indagar en otras áreas.

Relacionados

La Femme: El grupo de rock francés que niega el rock

“En Francia no hay bandas de rock”, sentencia Sasha Got, el guitarrista de una agrupación que ha sido catalogada como la banda de rock más famosa de ese país en la actualidad: La Femme.

Dark Celebration: Una iniciativa para impulsar el post-punk y darkwave hecho en México

La música que encuentra su refugio en la oscuridad ha crecido de forma importante en los últimos años en nuestro país, necesitando mejores condiciones y mayores espacios para poder resonar y expandir su sonido. Fue así que Ulises Ramos con Pure Underground Entertainment decidieron comenzar una serie de festivales con las bandas más importantes de esta escena, resultando en un éxito. 

The Horrors: nihilismo, pop y ruido

Cuando aparecieron en la escena musical, The Horrors demostraron ser algo fresco, muy diferente a lo que sonaba durante el 2006, con un estilo mucho más crudo. Su álbum debut, Strange House, estaba lleno de distorsión al ritmo de garage rock con tintes góticos.

Lorelle Meets The Obsolete en una conversación con Prismatic Shapes

Cuando uno mismo se encuentra sumergido en la industria musical es realmente fácil caer en lugares comunes como lo son la adrenalina por los efectos sonoros, el entusiasmo por la creación, el frenesí de tocar en vivo o la devoción chamánica del ritual en vivo. Todas estas emociones son pilares fundamentales del espectro musical pero existe un valor aún más importante en la ecuación, un valor intrínseco del cual solemos pasar de largo, el sentido de comunión.

Circuit des Yeux: sobreviviendo en el vacío

Por más de diez años, Haley Fohr ha explorado distintos sonidos bajo el nombre Circuit des Yeux, moviéndose libremente en el campo del folk experimental y demostrando su amplia versatilidad. Sin embargo, su racha creativa se vio pausada por varios meses después de entrar en depresión y experimentar algunas pérdidas en su vida.

Snail Mail: La vulnerabilidad que experimentamos al estar enamorados

Tres años después de lanzar su disco debut Lush (2018), Lindsey Jordan nos muestra su segundo álbum de estudio como Snail Mail. Valentine es un disco de actitud rebelde y de romance.
Volver arriba