Saltear al contenido principal

ENTREVISTA

Entrevista a Milton Mahan y Mariana Montenegro de Dënver

Por Roy Rojas

“Si te gustan los planetas, yo te los llevo a tu puerta… y si quieres ver a Dios, tengo su foto en un cajón”

Sumamente romántica (o melosa) la estrofa anterior narra la voluntad de satisfacer a otra persona en una relación. Entregar la vida misma si es necesario o quitarla. Todo depende. La canción se llama “Lo Que Quieras” y aparece en Música, Gramática, Gimnasia del dúo chileno Dënver. En algún punto de 2013, luego de presentar Fuera de Campo, a Milton MahanMariana Montenegro se les acabó la voluntad por estar juntos, ese ímpetu del que hablaban en su letra parecía extinguirse. Así como cambiamos de opinión cuando los sentimientos se confunden y decidimos terminar alguna relación, pero más tarde ofrecemos disculpas y continuamos en la búsqueda del complemento, así les sucedió a estos chicos (que no son pareja).

Vinieron a México a lo que serían sus últimos shows en directo y cambiaron de idea, le apostaron de nuevo a la relación, por lo menos a la musical. ¿Qué sucedió en realidad? No lo sabremos, han dicho que encontraron la fuerza para seguir mientras tocaban ante un público. Imaginamos que como en las relaciones amorosas, sucedieron eventos que únicamente ellos pueden comprender. Un año después están de vuelta aquí, en una gira que los trae al Distrito Federal, Monterrey, Torreón, Oaxaca, Puebla y Estado de México. Platicamos con ellos sobre el proceso de grabación de Fuera de Campo, la invasión musical, el estar en una banda, su colaboración con el autor Cristobal Briceño, y nos dieron una pista para fantasear con nuestro morbo preguntándonos cuál fue la causa de la ruptura momentánea.

Mariana Montenegro: Tuvimos una pelea y decidimos separarnos. Luego vinimos a una gira a México, nos vimos mucho y decidimos seguir con la banda. Son cosas que pasan, cosas de las relaciones humanas, todo el mundo pelea.

Milton Mahan: Nos llegaron cartas escritas de puño y letra de fans en donde decían que estaban tristes porque terminábamos, y ahí nos dimos cuenta de que era un error no seguir como banda.

Les preguntamos sobre como la música forma parte de nuestras vidas y algunas canciones nos acompañan en momentos difíciles y quizás ellos al estar lejos no tienen idea de lo importante que son sus temas para nosotros como escuchas.
Milton: Siempre se toma con halago, es una intimidad falsa. Gente que no conocemos, gente que no sabemos si seríamos amigos si nos juntáramos, pero es muy misterioso. Yo empecé a hacer canciones por eso. El momento en que la música te sirve mucho, te hace compañía, te dan ganas de llorar, o por querer deprimirte y odiar al mundo, conectando con mi gente, con gente de fuera de chile y que espero que podamos ir prestando eso (la capacidad de conectar emocionalmente con el público).

Hablemos de qué implicó el proceso de grabación de su más reciente álbum
MarianaFuera de Campo fue un disco que siempre habríamos soñado con grabar, en donde los instrumentos fueran tocados en un método de fiesta y que sonara como la música de los setenta. Tenemos un conjunto de doce cuerdas, trompeta, trombón, arpa, era una aspiración que teníamos hace mucho tiempo. No es tan pop como el anterior pero demuestra nuestras inquietudes musicales.

Milton: Es complejo de explicar. Ojalá el disco se pueda leer como si no fueran canciones independientes. Tiene una narrativa que es más bien poética, no es algo que yo pueda explicar por capítulos o por escenas. Al escuchar todo el disco hay una idea: son tantas cosas muy privadas (soy muy hermético), pero hay que conocer mucha historia, investigar sobre la historia de San Felipe, si lo explico se pierde el guiño que estamos haciendo.

En “Concentración de campos” participó Cristobal Briceño…
Milton
: Él es una persona muy critica que me sorprendió mucho. Le di una colaboración y le dije: “canta esto“. Llegó cantó y se fue, no quiso saber mucho de la letra. Cambió la dirección de la canción y me ayudó a tener el resultado final.

Dënver tiene una historia llena de sacrificios, de esfuerzos, desde trabajar en franquicias de corporaciones hasta tocar en los camiones de Chile, por eso les preguntamos sobre las mejores cosas que han vivido al estar dentro de una banda.
Mariana: Una de las grandes experiencias fue cuando grabamos las cuerdas para “Música, Gramática, Gimnasia” y yo tenía las partituras en papel. De pronto era como si el papel estuviera sonando, súper impresionante.

Milton: No me gusta darle jerarquía a las cosas. Todos los momentos tienen algo, el lugar a donde te llevan. Creo que hay que disfrutar el camino.

¿Cómo perciben la oferta musical? Parece que de pronto hay tanta música que no nos va a alcanzar la vida para escucharla.
Milton: Trato de no forzar la música. Pareciera que las canciones llegan a ti en el momento exacto, no sientes lo que tenías que sentir. Estamos escuchando cosas latinas como Gloria Estefan y de los noventa.

¿Cómo explicarían el momento que está pasando Chile ahora respecto al pop?
Mariana: Siento que en Chile antes la música era muy discursiva, tenía un fin político como ejemplo el rap. Después de la dictadura que hubo en Chile nuestra generación se dedicó al pop (a la música en sí) como medio para transmitir emociones sin ningún fin político.

Antes el pop llegó a ser denostado, pero ahora parece tener mayor cantidad de escuchas
Milton: Encuentro la discusión tan absurda. Que menosprecien por escuchar cierto tipo de música me parece tan absurdo. No le gusta algo, lo odian. Pueden escuchar otro tipo de música sin necesidad de ir hablando de más.

Encontramos en su música referencias de diferentes orígenes, desde su nombre (tomado de En el Camino de Jack Kerouac), pasando por el cine de Woody Allen hasta Jurassic Park… ¿Cuál es su intención al hacer esto?
Milton: No sé, yo creo que nos gusta citar. Realmente la música que es de creación está enlazada a un momento en que viste o escuchaste algo y crear algo nuevo. Ojalá que se note la cita, pero que logremos crear una identidad propia. Esa es una de las luchas a la hora de hacer música.

Dënver no se terminó. Sigue. ¿Cuánto tiempo? Absurdo arriesgarnos a poner cualquier dato sobre su futuro. Pero hay un hecho concreto: un grupo de fans está más que feliz que aún tengan canciones melosas para dedicárselas a alguien y después arrepentirse por haberlo hecho.

Relacionados

Harrison BDP: De un momento a otro puedes perder todo

Bahidorá 2022 está cada vez más cerca y dentro de las propuesta más interesantes de esta edición encontramos a Harrison BDP, un DJ y productor gáles que en sus beats ha encontrado el brillo del deep house.

Boy Harsher: Explorando el horror

Jae Matthews y Augustus Muller siempre han tenido una fascinación por el cine y los elementos visuales que tienden a manifestarse dentro de la parte musical. La relación que existe entre la imagen y el sonido es algo que los enganchó poco antes de formar Boy Harsher.

Little Boots: La emoción y el miedo de ser reemplazado por computadoras

Victoria Hesketh es una productora que durante los últimos 15 años ha sido testigo de la evolución por la que ha atravesado la música por medio de la tecnologia y el nacimiento de plataformas digitales, tal es el caso de la explosión de Myspace y hasta el auge que han tenido espacios como Spotify.

La Femme: El grupo de rock francés que niega el rock

“En Francia no hay bandas de rock”, sentencia Sasha Got, el guitarrista de una agrupación que ha sido catalogada como la banda de rock más famosa de ese país en la actualidad: La Femme.

Dark Celebration: Una iniciativa para impulsar el post-punk y darkwave hecho en México

La música que encuentra su refugio en la oscuridad ha crecido de forma importante en los últimos años en nuestro país, necesitando mejores condiciones y mayores espacios para poder resonar y expandir su sonido. Fue así que Ulises Ramos con Pure Underground Entertainment decidieron comenzar una serie de festivales con las bandas más importantes de esta escena, resultando en un éxito. 

The Horrors: nihilismo, pop y ruido

Cuando aparecieron en la escena musical, The Horrors demostraron ser algo fresco, muy diferente a lo que sonaba durante el 2006, con un estilo mucho más crudo. Su álbum debut, Strange House, estaba lleno de distorsión al ritmo de garage rock con tintes góticos.
Volver arriba