Skip to content

ENTREVISTA

Entrevista a Dan Mangan

winini

Por Erich E. Mendoza / @elvatodeplop

 

Hubo una etapa por acá en México en la que escuchar música independiente canadiense parecía ser lo más cool que existía, pues a diferencia de las propuestas norteamericanas, era más difícil encontrar música de este país en lugares como Myspace, Youtube e incluso programas como Ares o LimeWire. De entre esas exhaustivas búsquedas, bandas como Still Life Still y músicos folk como Dallas Green y Dan Mangan sobresalían con sus innovadoras propuestas cuyos sonidos, se separaban por mucho de la tendencia sonora de dicha época (la cual recaía en el happy/punk y punk/rock, así como en el emo) llenando nuestros playlists y audífonos con suaves ritmos acústicos, o explosivos tracks que nos invitaban a bailar.

Desde muy temprana edad, Dan Mangan hacía música y la compartía por todos los medios que le fueran posibles. Con el paso del tiempo, un préstamo y diferentes colegas que le fueron ayudando a grabar en estudios pequeños, este lanzaría su primer álbum de manera independiente titulado Postcards & Daydreaming en 2005, llegando a las estaciones de radio más importantes en Canadá, EEUU e incluso Australia.

De ahí en adelante, Mangan no solamente se convirtió en el personaje más famoso de la escena en su país, sino que además, los JUNO Awards le otorgaron dos premios en 2012 como mejor nuevo artista (nada mal para despedirse del mundo en el supuesto apocalipsis que en ese año nos habían prometido, ¿cierto?).

Eventualmente este compositor se despediría de los escenarios para recibir a su hijo recién nacido, a quien prácticamente decidió dedicar todo su tiempo y esfuerzo. Sin embargo, recientemente Dan estrenó un nuevo álbum titulado Club Meds, y es por eso que aprovechamos el arranque de este nuevo año para charlar con él acerca de dicho material, sus planes para el 2015 y los retos que enfrentará ahora que regresa a la escena musical como un adulto, padre de familia y músico consagrado:

Club Meds es un álbum que definitivamente marca tu regreso a la escena después de haberte alejado por un buen tiempo, para dedicarte a ser un padre de familia. Ahora que estás de vuelta, ¿qué elementos de haber tenido un hijo te han inspirado en la música de este nuevo álbum?

Dan Mangan: A decir verdad, mucha de la fuerza en este álbum nació  a partir de distintos sucesos que se fueron dando. El término del 2012 fue para mí como el final de una racha muy larga de tours y conciertos de casi 6 años, donde había momentos en los que pasaba 9 o 12 meses enteros de gira. Por eso el 2013 fue algo así como un año de mucha reflexión, donde nació mi hijo y pude sentir que tuve la oportunidad de recuperarme mental y emocionalmente hablando. Más que nada, tuve la oportunidad de analizar por qué hacía música, así que si debo atribuirle este álbum a algo, es más que nada a mi crecimiento personal, el cual es continuo y no parece llevarme a ninguna parte [risas]. Pero sí, creo que todo mi contexto personal fue lo que hizo de este un álbum fuerte.

¿Cuál es tu impresión de regresar a los escenarios siendo un padre de familia frente a un público de jóvenes inspirados por tu música y adultos que te siguieron desde el principio? ¿Sientes raro de saber que incluso mucho del público mexicano que te conoció en 2006 o 2007 ya no sea un público adolescente y te considere más un veterano que otra cosa?

 DM: [Risas] Para empezar debo confesar que me sorprende que en México hubiera adolescentes que escucharan mi música desde ese entonces. Personalmente me siento muy afortunado por ser una persona que se puede dedicar a la música y de hecho vivir de ella, lo cual es un milagro porque cómo imaginarás, no mucha gente lo puede hacer. Y es raro, ¿sabes? Por un lado tengo esta faceta doméstica en la que cuido mi casa, cuido a mi hijo, lo llevo al parque y hago cosas de ese estilo, pero por otra parte, formo parte de una conversación mucho más grande que yo como lo es la cultura pop canadiense, en la cual pues tenemos muchísima gente que nos sigue y por la que pasamos mucho tiempo de gira.

Creo que todo en esta vida se basa en el balance. Digo, podrías dedicarte a una cosa y a la otra no, pero si lo haces de ese modo vivirás encarcelado en un solo punto y no descubrirás el otro. Por eso creo que todo se trata de encontrar un balance.

¿Has pensado en el momento en que tu hijo se acerque a ti y te pregunte qué significan todas tus canciones y por qué las escribiste de ese modo? ¿Crees que vaya a ser difícil explicarle tu música a tu propio hijo?

DM: ¡Oh viejo! No tengo ni la más mínima idea de cómo voy a confrontar eso… Digo, no es como si tuviera alguna canción de… tú sabes…

¿Drogas y violencia?

DM: ¡Sí! [Risas] No es como si fueran canciones súper rudas de hip-hop o algo por el estilo, pero sí son temáticas muy enfocadas a problemas sociales y políticos que pueden resultar bastante complicados a la larga. De hecho ahora que lo mencionas, quizás esta llegue a ser una puerta para que él y yo podamos hablar acerca de ciertos aspectos del mundo, de mis perspectivas de ese entonces, de mis perspectivas ahora como padre, y que eso mismo le ayude a construir su propia opinión acerca del mundo.

La verdad hay preguntas que prefiero contestarle yo ¿sabes?, hay preguntas muy poderosas que no siempre reciben la respuesta correcta y te dejan a la mitad de un criterio, así que creo que sería genial que se me acercara y me dijera “¡Hey! ¿Qué quisiste decir con esto? Me parece que estabas actuando como un idiota?” [Risas] Así podría abrirle todo mi panorama y decirle el porqué de muchas cosas.

¿No sientes que mientras estuviste fuera convirtiéndote en padre la escena musical cambió muchísimo?

DM: Estoy ridículamente desinformado de lo que sucede en la escena musical internacional ¿sabes? No leo Pitchfork, no pongo demasiada atención a lo que sucede en los blogs u otros medios, y creo que parte de eso se debe a que ya no tengo tiempo. Supongo que antes cuando era más joven lo podía hacer, ahora sólo recibo música de amigos o gente que quiero cercana a mi quienes me pasan proyectos o demos, pero aun así pueden pasar meses sin que tenga una sola oportunidad de sentarme a escucharlos con calma. Es parte de ser un hombre ocupado. Pero en lo personal creo que la escena musical siempre se encuentra en un estado cambiante. Ahora hay algo así como una extraña mezcla de electrónica, pop con R&B y otros géneros en los que sencillamente no encaja mi música [risas], así que no creo como muy necesario que yo me acerque tanto a esta música y cultura mainstream.

Pero lejos de eso, creo que mi música está en el corazón de algo que yo y la banda decidimos hacer desde el fondo, con creatividad y por el gusto de hacer música. Y ¿sabes? creo que algunas de las canciones son algo subversivas, provocadoras y críticas hacia la sociedad, y aunque no creo que ninguna merezca estar en ningún tipo de pedestal o algo por el estilo, sí pienso que quien sea que escuche este álbum con detenimiento, entenderá que de verdad puse todo de mí en el mismo, me puse en medio de toda la basura que hay y realmente inyecté todas mis energías en el mismo.

Ahora que mencionas lo de los distintos géneros que suenan hoy en día así como su popularidad, ¿dónde piensas que entra Club Meds actualmente?

DM: Me parece que a diferencia de otras producciones, este ha llegado como uno más preparado y trabajado, además de que fue mucho mejor recibido de manera internacional que otros trabajos anteriores. Eso me gusta mucho. Soy orgullosamente canadiense y creo que hay música fenomenal en Canadá, pero obviamente una de mis metas es que me conozcan y escuchen fuera de la escena y en otros países. Creo que cuando trabajas mucho y te dedicas a mejorar en lo que haces musicalmente hablando, puedes desprenderte de las disqueras en las que comenzaste pero al mismo tiempo representarlas en otros aspectos. Yo no creo que Club Meds suene muy “canadiense”, creo que es bastante universal. Y no sé, creo que es difícil colocarlo en un lugar por los muchos elementos que posee.

Me llama mucho la atención de tu portada. Una isla gris y apartada del mundo exterior. ¿Cómo llegaste a la conclusión de que esta imagen era la portada ideal para el álbum y qué emociones te transmite o nos debería transmitir a nosotros?

DM: Fue creada por un amigo que constantemente nos enviaba estas postales con imágenes que él creaba, y simplemente amé esa cuando la vi por primera vez. Así que le llamé y le dije “hey, quiero utilizar esa imagen para un nuevo álbum”. La isla en lo personal me agradó porque siento que captura la paz y la libertad de la soledad, de poder escapar de todo y estar contigo mismo. Por un lado es así, pero por otro, simplemente te transmite esa vibra gris, ese estado solitario y melancólico, de lo que verdaderamente representa no tener a nadie a tu alrededor. Así que creo que lo más importante es la dicotomía de dos mundos capturada en una sola imagen. Él es muy así, suele hacer estas ilustraciones que más que un caramelo para los ojos, son un espacio de reflexión para la mente, algo que quiero transmitir en este álbum.

¿Hay alguna canción del álbum que puedas relacionar a la portada?

DM: ¡Sí claro! Esa es una gran pregunta… Digo, la canción que le da título al álbum es un track que habla mucho precisamente de cómo en Norteamérica la gente gusta de viajar y escaparse a otros lados como México, pero lo hacen en hoteles All-Inclusive donde nunca salen a conocer la verdadera cultura del lugar o a probar cosas típicas de la misma, sólo se encierran en un lugar caliente donde se rodean de más gente cómo ellos que bien podrían ser sus vecinos o qué se yo. No hay intercambio cultural, no hay un acercamiento con otras costumbres. Y por eso es que creo que habla mucho de este tipo de “escapes” que terminan siendo no más que un cierro, como vivir con la cabeza enterrada o asistir a una fiesta en donde todos están dormidos.

Eso tiene demasiado sentido

DM: [Risas] ¡Gracias!

Quisiera tocar un tema que no sé si aún está sensible. ¿Qué ha sucedido entre tú y Paul Lawton después del conflicto que tuvieron en el que él atacaba a la escena canadiense y tú la defendías? Debo admitir que me impresionó cómo a pesar de sus constantes argumentos de hate, tú mantuviste una postura firme y realmente hablaste por muchas bandas independientes.

DM: Pues es que no es como si Paul verdaderamente estuviera criticando algo, me parece que lo que realmente estaba siendo era ser un auténtico imbécil frustrado que solamente atacaba a todos sin razón alguna. El tipo es una gran persona debo agregar, de hecho después de eso nos fuimos conociendo, tuvimos nuestras reuniones en las que charlamos y debatimos, y debo decir que sí es alguien sumamente agradable con quien conversar. Y aunque compartimos distintos puntos de vista, así como chocamos en otros, creo que en ese entonces Paul solamente estaba siendo odioso y nada más.

¿Ha habido otras ocasiones en las que defiendas proyectos canadienses?

DM: Tanto como musicales no, sin embargo sí soy una persona sumamente activa en cuanto cuestiones de interés social. Hay en este momento una fuerte pelea contra la construcción de un red de tuberías que llevarán petróleo de Alberta hasta costas orientales que obviamente nos afectaran a nosotros. Hay un montón de lugares donde suelo jugarme el cuello por defender mis creencias, y uno debe ser muy cuidadoso porque entre más te involucres en movimientos y cosas de este tipo, menos credibilidad tienes ¿sabes?

Claro, nadie quiere convertirse en Bono

DM: [Risas] Exacto, por eso hay que elegir tus batallas y decidir qué es lo que verdaderamente te mueve. Y en cuanto a defender aspectos de la música, siempre voy a hablar en pro de la música de mi país. No creo que el sistema sea perfecto, creo que tiene muchos defectos, pero nos ha ayudado a muchos a llegar a plataformas mucho más amplias donde las oportunidades son más prometedoras. Me emociona la música canadiense, me emociona adónde va pero sí creo que el sistema podría funcionar mejor para apoyarla.

Sé que recientemente tuviste tu primer AMA en Reddit, donde una persona te contaba de cómo sufrió de cáncer, fue abandonado por su esposa y tu música fue lo único que lo mantuvo de pie luchando y buscando salir adelante. Lo más sorprendente de esto es que él te hablaba de cuando se conocieron en un concierto en 2005 y tú lo recordabas a la perfección. ¿Ha habido bandas o discos que hayan tenido este mismo efecto en ti? ¿Qué te hayan inspirado a seguir adelante o que te hayan sacado de lugares difíciles?

DM: ¡Vaya! Cuando era un adolescente Ok Computer y mucho de los discos de Radiohead me ayudaron a salir adelante. Recuerdo que solía escuchar muchísimo a Nick Drake, Pink Moon me parecía un álbum fascinante. Cuando era aún más joven solía escuchar a Van Morrison y The Beatles. No sé, creo que hay muchos momentos de tu vida que se van adaptando a lo que vas escuchando, así que durante todas estas etapas sentía que esta música era mía, que me comprendía. Cuando eres adolescente sientes que todo el mundo tiene su vida resuelta menos tú, y la música es algo que te habla, esta música me hablaba y me ayudó a salir de tiempos difíciles.

Y bueno… ¿Tendremos que esperar otros 4 años por un álbum nuevo?

DM: [Risas] ¡No lo sé! La verdad no lo sé porque creo que estoy en un punto en mi vida donde primero tengo que ver cómo se acomoda todo a mi alrededor antes de tomar una decisión importante, así que si todo sale bien, si todo marcha acorde al plan, no creo que tengan que pasar otros 4 años.

Si pudieras revivir a un músico canadiense para colaborar en este mismo, ¿quién sería?

DM: Honestamente no me gustaría contestar esa pregunta porque los músicos que me encantaría invitar están vivos y responderte significaría matarlos [risas] pero supongo que sin estar muertos, me encantaría trabajar con Neil Young en mi próximo álbum.

Volver arriba