Saltear al contenido principal

NOTICIA

I’ve Seen It All: La historia del vestido de cisne que uso Björk en los Oscars 2001

Ya pasaron dos décadas desde que sucedió uno de los momentos más surrealistas, controversiales y emocionantes de una de las ceremonias más prestigiadas del séptimo arte: la aparición de Björk en los Oscars 2001.

En aquel entonces la islandesa llegó a la ceremonia por la nominación que recibió a Mejor Canción Original por “I’ve Seen It All” como parte del soundtrack de Dancer In The Dark, película de Lars Von Trier donde naturalmente no solo fue la protagonista principal, sino que se encargó de la parte musical que fue publicada en el álbum Selmasongs.

Si bien en este momento el nombre de Björk ya estaba bien posicionado por el notable trabajo que presentó con durante la década de los 90 con sus excelentes Debut, Post y Homogenic, su paso por los Oscars fue un parteaguas tanto para ella como para el manifiesto fashionista que se implementó a lo largo de la historia en cada ceremonia de premios.

“Me sorprendí al ver cuánta gente se lo tomó en serio. Nunca quise causar una revolución… Vamos, no llevas huevos pensando que no es una broma ¿cierto? Dejé seis de ellos en la alfombra roja.

Fue muy divertido porque las personas de seguridad los recogían y corrían detrás de mí con sus walkie-talkies diciendo ‘disculpe señorita, se le cayó esto’” – Björk

El vestido del cisne tiene una historia bastante sencilla pero muy particular, ya que inicialmente el modista Marjan Pejoski le mostró a Björk un vestido completamente diferente para la ceremonia, pero una vez que vio el trabajo que realizó el diseñador para su línea Otoño-Invierno 2001, optó por seleccionar el vestido que no solo marcó un momento histórico en los Oscars, sino también se transformó en un icóno cultural que durante los últimos 20 años ha sido parodiado, citado y homenajeado.

Un día después Björk era catalogada como la “peor vestida” de la ceremonia, lo que más tarde fue abordado por Marjan Pejoski en una entrevista con Vogue, argumentando que no todos entienden su estilo:

“A mí no me importa la mala publicidad. Si eres un artista, esperas que no a todos les guste lo que haces. Y, de todas maneras, me ha encantado que se hiciera todo un alboroto al respecto”

Björk no solo tuvo los reflectores durante la alfombra roja de los Oscars, aún cuando fue dejando a su paso una serie de huevos falsos como si fueran de avestruz, sino que en los premios ofreció una cautivante presentación en directo de “I’ve Seen It All”, aún cuando su contribución en Dancer In The Dark no fue la ganadora de la noche, pues en su lugar “Things Have Changed” de Bob Dylan fue la ganadora por su aparición en Wonder Boys de Curtis Hanson.

El fenómeno del vestido de cisne no se limitó única y exclusivamente a los Oscars, pues ese mismo año comenzó el proceso promocional de su cuarto álbum de estudio, Vespertine, donde utilizó el vestido tanto para la fotografía principal de la portada como en toda la estética visual que acompaño el arte, sus vídeos y su extensa gira promocional.

Sobre su simbolismo, Björk le dijo a The Sunday Times:

“Realmente no sé por qué me obsesioné con cisnes, pero yo diría que fue por mi nuevo álbum que es sobre el invierno, y el cisne es una hermosa ave blanca e invernal, una criatura muy romántica, siendo monógama. En ese momento, los cisnes me parecían un tipo de soporte simbólico para un montón de cosas”.

Si bien Marjan Pejoski le dio dos modelos del vestido porque no se podía lavar, Björk decidió utilizar otros similares o que portaran la imagen del cisne durante el Vespertine Tour, pues de esta manera fue como el simboloso del cisne logró trascender más allá de la polémica que generó en la ceremonia de los Oscars.

Además de ser parodiado por figuras como Ellen DeGeneres, Nelly Furtado y de ser exhibido en museos de todo el mundo como el MoMA, también ha tenido apariciones especiales en programas de televisión como Los Simpson, donde se puede ver a Björk usando el vestido en un museo de Islandia.

Noticias relacionadas

Full Of Hell: Aniquilación sonora para el fin de los tiempos

Si se trata de llevar la música al extremo, Full Of Hell es el experto. A través de su combinación de géneros musicales y experimentación se han forjado una carrera de más de una década, pisando escenarios alrededor del mundo con su ensordecedor y enérgico show.

Las Nubes: La banda más cool de Miami rumbo a #FestivalMarvin

Por Alexa Olán Escucho “Hell Bag” de Las Nubes de fondo para recordar aquella noche…

Loveless: 10 covers a My Bloody Valentine que vale la pena descubrir

Pensar en música nueva de My Bloody Valentine implica imaginar a un Kevin Shields bastante…

Sinestesia: Las canciones de Radiohead y David Bowie fueron convertidas en hermosas pinturas

La sinestesia suele ser descrita como una variación no patológica de la percepción humana. No…

FILTER Playlist: Camila Moreno

Camila Moreno es una compositora chilena que en cada una de sus creaciones nos convierte…

No Photos On The Dancefloor: La historia del techno de Berlin fue resumida en 20 canciones

Hace aproximadamente tres años Heiko Hoffmann presentó una galería fotografía llamada No Photos on the…

Volver arriba