Skip to content

COBERTURA

¿Quién es Chet Faker y por qué verlo en Ceremonia?

chet1

Por Karen Cosío

El eterno romance de Nicholas James Murphy, ese chavito bien de Melbourne que, bajo el pseudónimo de Chet Faker, sorprendió a todos con su talento y frescas melodías. Desde Oceanía (con demasiado amor) ha llegado a nuestros oídos esa delicada combinación entre el poderoso soul y el apasionado R&B; teniendo un affair con una fina mezcla de electrónica, que al mismo tiempo, se dejan acariciar por la sensual y masculina voz de sinceras y románticas líricas.

En sólo pocos años ha logrado destacarse como un digno exponente de música independiente australiana,  no hace mucho por ahí de 2012 con su EP Thinking in Textures, Chet Faker se colocó en el mapa con gran aceptación y un material que (haciendo alusión a su nombre) está marinado con texturas de frescos aires vinyl, resultando así; el soundtrack ideal para una cita con vino o una sesión romántica de cuchareo. Como ese mixtape de amor grabado en un cassette.

En 2014 Build in Glass cargaba demasiadas expectativas, era el primer álbum de este cantautor y ya se había convertido en un gran esperado. Y más allá de complacer a los oídos de su audiencia, sorprendió con ritmos más modernos que inyectaban, con un toque de coquetería, a esos sonidos nostálgicos que comprobaban que lo mejor estaba por venir.

Sus colaboraciones con diferentes talentos han resultado interesantes, la magia que imprimió junto con Flume en «Drop The Game» les valió coronarse como una de las colaboraciones más significativas de la electrónica ese año. Ganando popularidad y proyectándose a una audiencia más amplia.

Algunos de sus digeribles, melódicos y encantadores beats lo han hecho ser el soundtrack de series y comerciales como el caso de «Gold», que puede escucharse en el anuncio de la última MacBook de Apple (si eso no es símbolo de modernidad y elegancia entonces no se que sea).

Sus liricas nos hablan del amor en todas sus facetas, podemos dejarnos llevar por lo más seductor del cortejo al oído con «Talk is Cheap» o «Melt», el cinismo que roza la delgada línea entre el deseo y coqueteo en tracks como «Gold» y  la melancolía y pasión desgarradora en temas más profundos como es el caso de «To Me». Nicholas Murphy demuestra que aunque se haya hecho popular con un cover, puede capturar sentimientos en cada línea que utiliza para hacer temas de su propia autoría.

Las baladas jamás se escucharon tan bien y fueron tan aceptadas dentro de las fusiones de electrónica independiente. Podría decirse que este australiano es el Mijares de los modernos. Seguramente ese sensual poder de Chet Faker=Baby Maker será el culpable de la existencia de la siguiente generación, como lo hizo en su tiempo Barry White y George Michael.

En vivo todo puede cambiar, cuando eres nuevo en la industria hay mucho que se juega sobre el escenario durante las primeras presentaciones, sobre todo en esta era donde existe gran número de música perfectamente fabricada y sobre producida. Faker demuestra dinamismo en las diversas experiencias que puede ofrecer, desde una íntima sesión en un pequeño venue cerrado (donde puede erizarte la piel con su profundo poder interpretativo),  hasta la energética pasión en movimiento de un festival con mayor audiencia, pasando por una impecable presentación al atardecer en un roof top de Melbourne (como lo hizo para nuestro deleite en su edición de Boiler Room). Si algo deja en claro con cada show es su talento para interpretar melodías tocadas con el corazón. Y es por eso esperamos que su presentación en Ceremonia sea todo un agasajo.

Volver arriba