Saltear al contenido principal

RESEÑA

Abyss
Chelsea Wolfe
Sargent House
90%

Por Ernesto Olvera / @Ernestime

Abyss tiene un arte que nos muestra a Chelsea Wolfe flotando en medio de la nada como si se encontrará en un abismo de oscuridad del que no podrá escapar jamás. Tal vez es lo que más se asemeja al estar muerto y vivir en el limbo existencial de no saber si irás al cielo o al infierno. La portada de Abyss fue hecha por el artista Henrik Uldalen, quien basándose estrictamente en la parálisis de sueño que ha padecido Chelsea Wolfe durante la mayor parte de su vida, decidió incorporar la más clara imagen de lo que pasa con nuestra alma cuando se encuentra perdida en un sueño profundo.

La estética del arte es excelente, pero también es tan sólo una señal de la devastación y de los oscuros sentimientos que fueron alimentando el espíritu natural de las canciones que le van dando vida a su quinto álbum de estudio, el cual muestra la notable transición por la que ha ido pasando como músico y persona al fortalecer su sonido con guitarras que evocan la densidad del doom, el metal y por supuesto, la rasposa esencia del neo-folk que abundaba un poco más en The Grime And The Glow y Apokalypsis.

Con cada uno de sus discos, Chelsea Wolfe siempre trata de buscar nuevas formas de reinventarse a sí misma para no irse quedando atorada en el estigma goth de nuestros días. Ya sea versionando a Burzum, Rudimentari Peni o creando un álbum completamente acústico dominado por arreglos orquestales, siempre encontrarán algo refrescante y revitalizante en sus composiciones, sobretodo cuando se trata de una producción en la que se ve rodeada de personas que con el paso de los años han aprendido que el subirle el volumen a un amplificador no les va asegurar el éxito, sino también se necesita tener clase para poder construir un imponente muro con la guitarra.

Chelsea Wolfe logró construir su propio muro en Abyss. Es un muro con tintes monocromáticos en el que recibió la ayuda de músicos como Mike Sullivan de Russian Circles, sin mencionar el trabajo de John Congleton en la producción del mismo. Con ese empuje, es natural que las canciones ahora se sientan mucho más potentes gracias a los volcánicos riffs de guitarra que se hacen presentes desde la demoledora “Carrion Flowers”; canción que de algún modo u otro logra incorporar la parte dominada por sintetizadores del Pain is Beauty, los cuales le inyectaban un poco más de luz a canciones como “The Warden”. Sin embargo, en Abyss los arreglos electrónicos no van llevando a Chelsea Wolfe por los terrenos del synth-pop, sino más bien sirven para respaldar los imponentes crujidos que se desprenden de las guitarras en “Iron Moon” y la apocalíptica “Dragged Out”, corte que en determinados momentos invoca al espíritu que vive en la canción homónima de Black Sabbath.

Were are you? Were are you?‘ repite constantemente en la base inicial de “Maw”, una hermosa balada que nos sumerge en la desolación y el sentimiento que iba creciendo en su interior al intentar despertar de un sueño y no poder hacerlo por las condiciones en las que estaba. Es el retrato de lo frágil que es el ser humano como tal; “Maw” es un himno basado en lo que pasa mientras cerramos los ojos y no tenemos la certeza de si volveremos a abrir los ojos una vez más. Ese es el lado hermoso de Chelsea Wolfe, sus álbumes están repletos de sentimientos y sensaciones honestas, nos hace parte de una experiencia que no todos podremos comprender, pero que al verse reflejada en estas canciones tiene el poder de conmover.

El balance que existe en Abyss entre su lado delicado y la parte más potente es impresionante. Eso es algo que le debemos de agradecer a John Congleton, ya que después de haber estado trabajando con Michael Gira y Swans, tiene sentido que a estas alturas del partido tenga los conocimientos suficientes para hacer que un disco como Abyss siempre mantenga el mismo volumen sin importar si se trata de un momento como “Maw” o canciones como “Grey Days”, en donde la estructura general de la canción se ve sometida por desorientados arreglos de violín que nos van acercando poco a poco al centro de todo el álbum: las cuerdas vocales de Chelsea Wolfe. No importa que en la canción exista el riff más cavernoso de Abyss, al final del día nada puede quitar su voz del centro.

Abyss es una nueva era de oscuridad. Una en donde los sueños se hacen realidad al jugar con nuestro inconsciente y provocar sensaciones que quisieran compartir con alguien más con la acústica de “Crazy Love”, una canción que crece en medio de arreglos de cuerdas y que sin problemas pudimos haber encontrado en su Unknown Rooms, y que además sirve como el preámbulo perfecto para la tensión que se vive en “Simple Death” al dejar de lado los tambores para guiarnos únicamente con platillos y una guitarra que nos preparan mentalmente para la destrucción que se hace presente en su magistral “Survive”.

La explosión que se vive al final de la canción es sólo un teaser de lo que aparece en “Color Of Blood”, la cual en realidad no se trata de una canción original de Chelsea Wolfe, es un cover que le hizo a “Arteries” de Jesse K. Phillips, sólo que en Abyss decidió darle este nombre para ligarla de forma directa con el infierno que se vive en su alma gemela bautizada como “Kings”, incluida en su infalible Pain is Beauty. Todo se conecta, es como ver los cables que hay en el interior de una máquina de choques eléctricos que tratará de despertarlos de ese sueño que se asemeja a la muerte. La perdida del inconsciente y la ansiedad que viene después de recuperar la movilidad es estimulada con el violento violín con el que agoniza poco a poco “The Abyss”.

En la actualidad es muy raro que una banda o un artista logre sacar cinco álbumes excelentes de forma consecutiva. En el caso de Chelsea Wolfe, encontramos uno de esos casos raros en donde cada disco tiene vibraciones muy peculiares que nos hacen parte de su crecimiento. Abyss absorbe y se apodera de tu ser, es su obra maestra y una vez que entren en contacto con él, su alma quedará sometida de por vida en su propio imperio de oscuridad.

Relacionadas

7.0

Lout

The Horrors

7.5

No Hay Recuerdo Que No Se Apague (Binaural)

Edgar Mondragón

8.0

Mechanical Soul

Front Line Assembly

7.8

Heaux Tales

Jazmine Sullivan

7.0

Drunk Tank Pink

shame

8.2

DISCO 4 :: PART 1

HEALTH

7.0

American Head

The Flaming Lips

7.8

Whole New Mess

Angel Olsen

7.0

I Must Be Living Twice

Black Marble

8.5

Limerencia

Lila Tirando A Violeta

8.0

In Tongues

CNDSD

7.5

Deadbeat

Prismatic Shapes

Volver arriba