Saltear al contenido principal

COBERTURA

La celebración del fuego: Toro y Moi, Kelela y Connan Mockasin en Akamba

Fotos @Fresale
Por Ernesto Olvera / @MyBlogCliche

Poco a poco nos hemos ido encontrando con más festivales y conciertos que se salen de la zona central del país para animarnos a vivir algo que de cierta manera nos saque de la rutina. Ya saben, esa donde solo nos levantamos y tomamos el metro para llegar a un recinto.

Uno de ellos es Akamba, el hermano menor de Bahidorá que nos lleva directo a las calurosos Campos de Agave en Tequila, Guadalajara, donde con un formato mucho más compacto nos brinda una experiencia musical que con el paso de las horas va tomando una forma camaleónica debido a que cada rincón adquiere una dimensión completamente diferente al caer la noche.

Por ejemplo, en sus primeros momentos nos podemos encontrar con presentaciones que son comandadas por proyectos que van muy ad hoc con la celebración del fuego como Sotomayor y Golden Dawn Arkestra, para luego darle paso a proyectos que en años recientes han logrado destacar por su habilidad (bastante random) de componer discos que no se estancan dentro de una sola etiqueta musical y por medio de eso van moldeando un universo estrictamente personal como Connan Mockasin.

Al pertenecer al crew de freaks contemporáneos como Ariel Pink y Mac DeMarco, es natural que los conciertos de Connan Mockasin tengan un sentido del humor bastante ácido que se contagia con solo verlo sonreír con una botella de tequila en su mano. Obviamente él y sus compañeros de banda ya estaban en un trip bastante #ancestral, por lo que era inevitable no ser parte de su performance cuando trataba de acercarse con su poder de seducción al hacer breves covers de Mariah Carey en “I’m The Man That Will Find You” y “Why Are You Crying?”.

Una de las virtudes del festival es que aún con el calor que puede quemarte la cara sin piedad alguna, eso pasa a segundo término cuando te enfocas única y exclusivamente en pasarla bien con las activaciones que encuentras alrededor del lugar. ¿Suena bastante vago uh? Tal vez, pero el espacio tiene zonas bastante cómodas donde puedes refugiarte un poco mientras te tomas una cerveza o disfrutas de su oferta culinaria para que no estemos al borde del blackout por solo beber alcohol…

Sí, a veces es inevitable por la beberrrcidad de refrescarnos, pero teníamos que mantenernos de pie para ver el debut de Kelela en Guadalajara, pues hay que recordar que sus dos visitas anteriores fueron en el primer NRMAL de CDMX y Ceremonia.

A diferencia de sus otros conciertos donde estaba acompañada de productores como Total Freedom, en esta ocasión Kelela decidió darle un giro a su montaje escénico al incorporar coreografías que hacían match con las altas dosis de sensualidad que brotan de sus canciones. Además de que se le vio un poco más confiada sobre el escenario al interactuar con la audiencia, cosa que en realidad no suele hacer tan a menudo con todo y que había personas que no dejaban de hablar en los momentos más tranquilos de su presentación (sobre todo en “The High”).

Aún con esos pequeños detalles que se vivían abajo del escenario, Kelela ofreció una sólida presentación con la que finalmente llegó la noche y el color de Akamba cambió a una tonalidad donde su frescura provocó que el synth-pop de L’Impératrice fuera el soundtrack perfecto para contemplar la iluminación que resaltaba la belleza de los Campos de Agave.

Honestamente L’Impératrice es el tipo de banda que no esperaríamos que tuviera tanto alcance en nuestro país, ya que por lo regular tienden a quedarse en un nicho que difícilmente se rompe como ha pasado con TOPS y Mr Twin Sister.

Por fortuna con ellos está pasando lo contrario y su debut en México fue el más afortunado de todos, pues luego del sold out en la ciudad, su visita a Tequila se sintió como un balde de agua fresca en medio del desierto para irnos preparando para uno de los momentos más especiales del festival al mando de Toro Y Moi, quien en esta ocasión no solo nos visitó para promocionar su más reciente producción, sino que con ella se encargó de celebrar los 10 años de su primer demo.

Akamba es un festival muy joven que logra brillar por su personalidad. Cada rincón hace match con la curaduría musical de sus dos ediciones y por lo que pudimos apreciar este fin de semana, es evidente que la celebración del fuego apenas está agarrando fuerza para posicionarse como uno de los festivales más vitales y esenciales de nuestro país gracias a su comunidad, tal y como pasó con su hermano mayor.

Relacionados

MUTEK MX + JP: Brillantes experiencias audiovisuales para un año pandémico

La red global de MUTEK vive en constante movimiento para siempre mantenerse a la vanguardia de lo que sucede tanto en el ámbito de la experimentación sonora como en las distintas disciplinas que giran alrededor del arte escénico y visual.

Perfume Genius: El estado más puro y honesto de la reinvención artística

Por lo regular cuando un artista pasa por un estado de reinvención solo se aborda…

NRMAL: El festival con más corazón

En la última década nos encontramos con una notable cantidad de iniciativas que se encargaron de hacer posible la visita de bandas que de otra manera no habrían podido venir por pertenecer a un circuito de nicho como el Festival Aural

Disorder Fest: Un domingo de synth-pop, industrial y oscuridad

¿Son de los que se quejan constantemente sobre los festivales que anuncian las mismas bandas de siempre? Quizá están enfocando su atención y energía en los lugares equivocados, ya que hay iniciativas que se están poniendo en marcha para

Festival Adverso: Lo mejor que le ha pasado a Guadalajara en mucho tiempo

Guadalajara es una región que no se ha caracterizado por tener una audiencia tan comprometida en cuanto a los conciertos que se han programado en sus tierras, ya

Noche de Battles en el Foro Indie Rocks

Battles no es una banda realmente desconocida en nuestro país, ya que en varias ocasiones han aprovechando para presentarse en la Ciudad de México con cada una de sus alineaciones, por lo que
Volver arriba