Saltear al contenido principal

COBERTURA

A Place To Bury Strangers: El mejor lugar para enterrar extraños es el Circo Volador

Fotos/Texto: José Ignacio Hipólito

Han pasado más de 15 años desde que A Place to Bury Strangers empezó a producir caóticas ondas sonoras con toques góticos, de shoegaze y de noise. Desde entonces, han pasado cosas inconcebibles en la llamada “música subterránea”, pero sin importar cuántas bandas hayan nacido y creado nuevas maneras de acercarse a la música, el sonido, la esencia y el alma de APTBS sigue intacta.

Aún se puede escuchar “Missing you”, la primera canción del primer álbum de la banda, y se sigue sintiendo esa emoción por descubrir sonidos inéditos. Aparentes guitarrazos sin sentido armonizan al 100% con una voz hundida en eco por alguna razón que no logramos entender.

Es por ello que a pesar del tiempo que haya pasado, los conciertos de APTBS siguen sintiéndose como agasajos musicales y el que se llevó a cabo el 21 de julio del 2022 en el Circo Volador no fue la excepción.

La banda liderada por Oliver Ackermann sigue teniendo la misma energía catártica que los ha caracterizado desde que los calificaron como “la banda más ruidosa de Nueva York”, en aquella época cuando apenas tocaban sus primeros shows en la ciudad que los vio nacer.

Nada ha cambiado. Las guitarras siguen volando por los aires, la distorsión de las decenas de pedales sigue siendo abrasadora, los tambores siguen retumbando hasta romperse y la atmósfera que se crea con la energía combinada de la banda y la audiencia es inigualable.

No importa cuántas personas haya en la audiencia, 5,000, 100 o 20, en un show de APTBS siempre vas a sentir que te metiste a una lavadora, saliste, inhalaste cocaína por los oídos, te atropellaron y después, cuando ya todo terminó, te dieron un golpe en la nuca. Todo eso menos el dolor. Y es que al empezar con una canción como “Dragged in a Hole”, la gente pierde el control de sus funciones motoras hasta que termina la última nota, de “Have You Ever Been In Love”.

Oliver y compañía se encargaron de que el lobby del Circo Volador se transformara en uno de los pedales de la banda. Nos pisaron incontables veces, nos resbalamos, nos dieron patadas, nos cayeron piezas de madera de guitarras rotas en la cabeza, y aun así, sacaron de nosotros el sonido que APTBS quería: gritos por escuchar más y más canciones.

La prueba más grande de que la audiencia es parte integral para el show en vivo de APTBS es que a mitad del concierto, Sandra Fedowitz, la baterista, levanta su tarola, se baja del escenario y se coloca en medio de la gente, para que después de le una John Fedowitz con su bajo, y al final, Oliver con un cajón lleno de pedales de efectos para su voz, un micrófono y algunos sintetizadores.

La gente que les rodea grita y por lo tanto se vuelve parte del feed que entra al micrófono de Oliver, y así, el caótico sonido de la banda se vuelve aún más caótico.

Si aún no han tenido la oportunidad de ver a la banda en vivo y en estos días tienen la oportunidad. NO LA DEJEN PASAR. Aún van a tocar en Querétaro, Guadalajara y Monterrey.

Relacionados

Rosalía en el Auditorio Nacional: El legado de las motomamis

El Motomami World Tour llegó por fin a CDMX, Rosalía hizo del Auditorio Nacional una bomba de emociones gracias a sus excelentes coreografías, su gran registro vocal y el seguimiento de cámaras arriba del escenario.El hype continuó y escuchamos el gran éxito que ha sido “Bizcochito”, “G3 N15” y “La Fama” esta última su colaboración con The Weeknd. Así mismo el nuevo legado de los simi peluches se hizo presente con más de un par de ellos sobre el escenario. A pesar de ser un show energético y muy bailable Rosalía también se dio el tiempo de explotar su enorme registro vocal y su talento musical en canciones como “Hentai”, “Dolerme”, “De Plata” y “Delirio de Grandeza”. Esta otra parte del setlist estuvo siempre acompañada de guitarra o en su defecto el sonido del piano. La fiesta de las motomamis continuó con un acercamiento al público para en modo karaoke cantar “La Noche De Anoche” increíble dueto junto a Bad Bunny. Covers a Daddy Yankee con “La Gasolina” y “Perdoname” de La Factoría y el hit del verano que es “Despechá” canción que antes de ser lanzada ya era un éxito entre los consumidores de la intérprete española.

Human Tetris en el Lunario: “Pongan Post-Punk Ruso”

No existe momento más controversial para escuchar post-punk ruso que el que estamos viviendo ahora. La guerra entre Ucrania y Rusia que se desató a principios de este año ha impactado al mundo entero, incluyendo al mundo musical. Bandas de Ucrania como Jinjer se cuestionan su propia existencia, mientras que algunas de las integrantes de Pussy Riot han dicho que el presidente de su país es el siguiente Hitler.

Max e Iggor Cavalera celebran las raíces de Sepultura en el Circo Volador

Durante los últimos dos años Max e Iggor Cavalera han estado montando distintas giras donde le echan un vistazo al pasado con Sepultura, presentando tanto la gira Return Beneath Arise como Return To Roots, siendo esta última la que finalmente llegó a la Ciudad de México luego de habernos tenido en stand by por la contingencia sanitaria.

A Place To Bury Strangers: El mejor lugar para enterrar extraños es el Circo Volador

Han pasado más de 15 años desde que A Place to Bury Strangers empezó a producir caóticas ondas sonoras con toques góticos, de shoegaze y de noise. Desde entonces, han pasado cosas inconcebibles en la llamada “música subterránea”, pero sin importar cuántas bandas hayan nacido y creado nuevas maneras de acercarse a la música, el sonido, la esencia y el alma de APTBS sigue intacta.

Homeshake: una noche de ensueño en el Frontón México

El músico canadiense Peter Sagar se fue haciendo de una reputación bastante interesante en el mundo del bedroom pop después de incorporarse a la banda en vivo de Mac DeMarco, algo que lo fue conduciendo a darle una mayor exposición a su trabajo individual bajo el alias de Homeshake.

Crumb: La magia de la psicodelia atrapó la noche

¡Regresó Crumb a la CDMX y estuvo tan increíble como te lo imaginas! Después de un cambio de fecha por situaciones de salud, la banda estadounidense regresó a México este 13 de julio al Frontón México, como parte de una serie de conciertos realizados por Hipnosis.
Volver arriba